viernes, marzo 24, 2017

¡Terapia, por favor!

Los "miércoles de terapia" se convirtieron en "martes de terapia" y ahora serán "lunes de terapia". Y hay mucho que depositar en terapia estos día, así que más me vale llegar a la próxima cita. Diana es sólo uno de ellos. Y llegar al meollo de Diana es, por otra parte, lo que más quiero. Hay algunas similitudes con otros capítulos semejantes en mi vida, lo cual me hace pensar que no debo meterme en ahí ahora. No debería pasar tan poco tiempo sola y en detox de la anterior relación, sino todo lo contrario. Por eso ahora es mejor postergarlo todo.

Pero como soy Mariana, no pude dejar de hacer un profundo análisis en sus redes sociales para detectar que es soltera, podría vivir en la Narvarte, le gusta el rojo, ama las causas justas, es súper feminista, parece un tanto grinch a veces, odia los tacones y los considera armas letales, puede ver la intervención de Lady Gaga en el Super Bowl... Y podría seguir. Sólo quiero destacar que son unos cuantos los puntos coincidentes, diría yo.

Mientras persigo a mi terapia, me sincero con la vida: independientemente de que no vaya a buscar encontrármela de forma activa, no tengo ninguna duda en que me encanta y de que, de una vez por todas, tengo que asumir unas cuantas cosas y quedarme con la calma, que nada grave va a pasar con decirlo: soy bisexual.


LN/LV: Supongo que ir sin miedo por la vida es una de las felicidades más grande del planeta. Como en el destello de diciembre, estoy clara y consciente de que bien nada puede suceder por mi bien y el de todos, pero hasta en ese caso, me encantará pasar por donde tenga que pasar en todos los sentidos. 

No hay comentarios.: