viernes, marzo 10, 2017

Quiero ser valiente

Supongo que decir tremenda es poco. Pero, ¿qué le digo a la vida? "Perdón, pero así era desde chiquita", o "no era mi intensión, pero me brota de la entraña algo así como una inquietud eterna por todo y aunque parezca tranquila, dentro de mí hay más de una la revolución que se gesta en pos de nuevos entornos, personas que leer y descifrar". No tiene ni puto caso: soy una cabra loca. Caprichornio al fin. E independientemente de eso, aunque me sigan impactando según qué acciones que me dicen que realicé, me gusta ser así y estoy convencida de que esta no es la misma opinión de la gente, los otros, esos que se me atraviesan en el camino y a quienes les he pasado por encima aplanadora en mano, así que...

La verdad es que me veo re tranquila, yo digo. Sin pinta aparente de romper vajilla ninguna, aunque ya llevo unas varias. Entre no aparentar 40 y que no rompo un plato, así se me va la vida.

"Me abrazaste con todos mis defectos", le escuchó decir a la Lafourcade, y sueño. Porque eso es lo que me está pasando todo el tiempo. Mantener a la bestia quietecita y encerrada, ha sido y es toda una proeza. Quiero todo, todo, todo ya. Tratar de ser paciente y esperar el momento para coincidir con la persona –si es que es de las personas que sé dónde encontrar– es tortura china para esta alma atormentada. Pero ya aprendí, quiero pensar.

"Tú sí sabes quererme... ", canta, porque sigue cantando más. Yo sigo soñando y ya no quiero. 



NTL: Me la topé otra vez, después de muchos años de no seguirla tan de cerca, y me volvió a gustar como en aquel incipiente comienzos de siglo. Me retrata. O algo.

No hay comentarios.: