jueves, marzo 16, 2017

Que venga

Pienso en lo que posteo de últimas. Luego pienso en la Diana: la traigo atravesadica y ya no da miedo. Pienso también en lo mucho que cambió mi vida de noviembre para acá, en cómo he aprendido nuevas cosas, en que me han servido enormidades los conocimientos aprendido en los últimos tiempos y, sobre todo, en los frutos de la terapia, que me ha mantenido "libre como el aire" de infortunios y pecados múltiples.

Y no es que desee mantenerme así de "pura": es sólo que tocaba hacer LA pausa y estar un poco a solas conmigo y nada más. Pero luego pasan cosas y, aunque "pura" del cuerpo, empiezo a darle vueltas a según qué que me inquieta. Porque sí, me inquieta. Por lo demás, no sé. No sé si el viajero del Japón vaya a reaparecer como he fantaseado que, como sea, también da igual. Si al final nadie se a morir porque no pase lo que me gustaría controlar que pasara, pues que todo ruede. Y así.



SHKR: Vuelven los tiempos de reguetón violento. Pero no se preocupen, yo ya acepté que me gustan todas esas cosas que solía llamar "placeres culposos". Me gustan y ya. De lo demás, sólo díganle a Diana que venga.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

te leo porque me gustas, pero el viajero de japón ya necesita un respiro de tu pasado... soltar, si te acuerdas de las terapias que todos nos hemos soplado contigo

mariana m* dijo...

¡Uuuuuh!