domingo, enero 08, 2017

Ya son 40

Pienso en mucha gente –los que están, los que ya no–, en las mil y un pendejadas que he hecho a lo largo de mi vida, en que estoy viva... vivísima y tranquila, justo como no sabía que iba a estar algún día. Qué bonita sorpresa que se guardaba este enero de 2017 para mí.

Llego ligera, ligerísima de equipaje al cuarto piso. Vértigo leve y toda la cosa. Ese es el festejo: tener la certeza de que todo va a estar bien y que nada es para tanto nunca. 

Todo ha pasado por razones que no son misteriosas, sino sabias. Hoy puedo dar fe.

  

BAILAR: No voy a regodearme de lo feliz que estoy por este hito en mi vida, pero estar así como estoy, sola y tranquila, lo vale todo. TO-DO. Y así, quiero bailar. Adiós para siempre pioresnadismo, no te voy a extrañar.

No hay comentarios.: