lunes, abril 04, 2016

Berrinches de ultratumba

La primera mañana hábil luego del cambio de horario: el celular dejó de respirar a eso de las 9:40, cuando yo todavía no salía de casa rumbo a la oficina, poco después de rajarme el meñique izquierdo por el primer pliegue inmediato a la yema del dedo. Partí por fin a la ejecución de mi pequeño godinato olvidando del café en casa, maldije entonces esa maldita primera mañana hábil tras el puñetero cambio de horario de ¿invierno? al de verano. Me cagué en todo. 

En las mañanas me siento lenta, torpe, lenta. Más aún en una entre semana y con una hora menos. No quiero ni recordar el hecho, porque es tortura pura. Quiero mi hora, ¡ya! 



ROJA: Tengo un crush con los de esta habitación. Con su música, pues. Porque aquí, en tierra firme, mi crush es con Amiel maravilloso. Y es muy fuerte. Sólo por eso, dos por uno musical.

No hay comentarios.: