jueves, junio 25, 2015

Constipado emocional

Estamos con el verano encima, en pleno, cuando yo todavía siento que ayer fue febrero o marzo. A estas alturas y ya con tanto vivido de este 2015. Y con la estación, los días todavía más largos. 

Menos mal que mercurio retrógrado terminó; como que le no vino bien el cambio de temporada, que aunque podría imponer algo de calor, está más bien fría. Y se sentía algo estancada.

Hace no muchos días me encontré varada en una playa desierta. Estaba ahí, tumbada, exhausta de nadar en mar abierto en plena tormenta con rayos y centellas incluidos. La fatiga me tiró unos días: me obligo a andar demasiado despacio, por miedo a sentir dolor en el cuerpo a consecuencia del estrés de haber intentado nadar ese océano encabritado, que se jacta de indomable y de feroz, de intenso y enorme, para mal, claro.

Hay quien creería que el mar ese es más bien como una alberquita, una pequeña piscina que por la vida va siendo quien tiene que ser porque así nos pinche tocó a todos. Sé que es así. Pero de algo sirve irse a tirar en el diván una vez a la semana por casi cuatro años consecutivos, así que como caballito de calandria, parece que el océano aquel no se entera, no ve que tiene cola y cabeza, que empieza como termina, y la acción resultante no puede ser calificada como de "bien".

Desde hace mucho me alejo de esos mares, de esas bestias que no admiten nada, que no saben pedir perdón cuando devastan tu selva por el puro gusto de demostrarse que pueden ser alguien y alguien en la vida de alguien aunque ese alguien no quiera. No respetan, no se contienen, agreden, destruyen y acaban como empiezan: solos con su vacío eterno, insaciable, y todo porque no se pudieron enfrentar a sus demonios como a su madre. O algo.


CAMINO: El que me relaja y me llevó a donde tenía que llegar, que es justo en donde me encuentro mejor, y tranquila me quedo por mucho y mucho tiempo. ¿Adivinaron? Pues es adentro. Adentro. Estoy en contacto con eso que hay adentro. Y con el que está ahí, afuera. O al lado, mejor.

No hay comentarios.: