miércoles, noviembre 12, 2014

Martes de terapia: intelectual vs no intelectual

En la sesión abordamos la disyuntiva de mi predilección por los hombres con perfil claramente intelectual. "Por los cerebros en la tina, como lo dijera una amiga", le externé a mi terapeuta. "Porque me parecen una delicia y no puedo resistirme a ellos. Son alucinantes", añadí. Y claro, está ahí mi miedo latente a que si no me relaciono con alguien que gusta de las artes, que escribe bien, que sabe expresarse, que sabe hacer el humor y el amor como los dioses, la gente me va a ver mal, me van a tachar de tonta, de vana, de superficial. Y todo para que los cabrones sean manipuladorsillos, evasivos, egoístas, pasivo-agresivos y a veces hasta narcisos y te traten como la chingada. ¡Ay! La bola de traumas. La bola de pendejadas que se me ocurren. Así que, tras exponerlo, me ilumino y veo cómo me autocastigo y no me dejo disfrutar. Y cómo el complejo de Electra me trae agarrada de los huevos, como si yo fuera hombre. 

Vaya mierda tener que pagar tanto para llegar a conclusiones tan obvias. Pero bueno, he de regresar el próximo martes. Puntual.


POC: Estando aquí no estoy, estando aquí no estoy o estoy. Juar.

No hay comentarios.: