miércoles, noviembre 19, 2014

Martes de terapia: ese caballero

Tenía que salir el tema del dinero a flote. Si la felicidad de los últimos tiempos la trajo la maravillosa oportunidad de cambiar de trabajo a uno que, ¡por fin!, es un trabajo serio, porque fui contratada por una empresa seria de verdad, que cuida a sus empleados con vales de despensa, fondo de ahorro y seguro de gastos médicos mayores una vez obtenida la planta —que ya obtuve, por cierto—, y todo laburo es fuente "natural" de dinero, pues había que hablar de él. El cambio de ambiente resultó ser mucho más efectivo que cualquier antidepresivo que jamas me hayan medicado. "Tiene que ser el hecho de haber cambiado de chamba", aseguré tajante y sin dudar a mi terapeuta. "Desde hace un mes y medio, o así, estoy contenta sin razón aparente. Y es tan nueva la sensación, que por momentos no sé bien a bien cómo tomarla", confesé.



TOP: Ser feliz en un entorno laboral, puedo creer que casi, casi es como ganarse la lotería. Y se puede estar así cuando no hay personas tóxicas que chantajean, manipulan, explotan y/o pisotean sólo porque tienen ese gramo de poder. En general a las personas tóxicas, para mi gusto, hay que sacarles la vuelta. Ir justo para el otro lado. Los chantajes y las manipulaciones ni de broma. Bajo advertencia, no hay engaño.

No hay comentarios.: