martes, noviembre 25, 2014

Martes de terapia: un sueño

"El camino era fácil, hasta encontrar su habitación fue fácil", aseguré, pero he de confesar que desconozco los entresijos de eso que sucede en mis sueños. "Luego abrí la puerta segura de que iba a encontrarlo con otra mujer", continué. "Y sí había una mujer, pero era su hija. Ella saltaba y cantaba alrededor nuestro. Nos escuchaba sin dejarnos a nosotros escucharnos, aunque ya sabía qué me iba a contar". Todo en medio de una gran convención, así que más claro, ni el agua. Mientras tanto, en tierra firme me corroía una ansiedad asquerosa, como las mentiras que decimos todos. "Lo malo", le dije casi al final de la sesión a mi terapeuta, "lo malo es que últimamente la que miente no soy yo. Y lo más feo es darse cuenta".


CAT: Te pensaré al pensar. Te soñaré al soñar. Y me tocaré #versionados.

jueves, noviembre 20, 2014

Neurocidades

Las hormigas, en mi casa, como vienen se van, las muy cabronas. Las muy putas, mejor decir. Hará cosa de un mes se enfilaron dispuestas a conquistar el universo de mi habitación: iban todas ellas de su agujero, en la pared, hasta un pequeño huequecito en lo que vendría a ser la mesa de madera. Fue durante la tarde. Me consterné tanto pensando en cómo invadirían mi cama y me picarían toda, que comencé a consultar remedios caseros, y no tan caseros, para aliviar la situación, pero me quisieron sorprender ausentándose totalmente del trajinar que pocas horas antes eligieron. Ahora entiendo que algo metieron dentro de la madera: sobre ella está el puto módem, que al ser un aparato eléctrico, desprende calor. Quizá ahora mismo espere hormigas que, las muy putas, al nacer invadirán mi cama y me picarán toda. 


FUTURE_ISLANDS: ¿Saben lo que es esperar el día en que me deshaga? Lo estoy viendo venir. Pero permaneceré férrea, cual jabata.

miércoles, noviembre 19, 2014

Martes de terapia: ese caballero

Tenía que salir el tema del dinero a flote. Si la felicidad de los últimos tiempos la trajo la maravillosa oportunidad de cambiar de trabajo a uno que, ¡por fin!, es un trabajo serio, porque fui contratada por una empresa seria de verdad, que cuida a sus empleados con vales de despensa, fondo de ahorro y seguro de gastos médicos mayores una vez obtenida la planta —que ya obtuve, por cierto—, y todo laburo es fuente "natural" de dinero, pues había que hablar de él. El cambio de ambiente resultó ser mucho más efectivo que cualquier antidepresivo que jamas me hayan medicado. "Tiene que ser el hecho de haber cambiado de chamba", aseguré tajante y sin dudar a mi terapeuta. "Desde hace un mes y medio, o así, estoy contenta sin razón aparente. Y es tan nueva la sensación, que por momentos no sé bien a bien cómo tomarla", confesé.



TOP: Ser feliz en un entorno laboral, puedo creer que casi, casi es como ganarse la lotería. Y se puede estar así cuando no hay personas tóxicas que chantajean, manipulan, explotan y/o pisotean sólo porque tienen ese gramo de poder. En general a las personas tóxicas, para mi gusto, hay que sacarles la vuelta. Ir justo para el otro lado. Los chantajes y las manipulaciones ni de broma. Bajo advertencia, no hay engaño.

miércoles, noviembre 12, 2014

Martes de terapia: intelectual vs no intelectual

En la sesión abordamos la disyuntiva de mi predilección por los hombres con perfil claramente intelectual. "Por los cerebros en la tina, como lo dijera una amiga", le externé a mi terapeuta. "Porque me parecen una delicia y no puedo resistirme a ellos. Son alucinantes", añadí. Y claro, está ahí mi miedo latente a que si no me relaciono con alguien que gusta de las artes, que escribe bien, que sabe expresarse, que sabe hacer el humor y el amor como los dioses, la gente me va a ver mal, me van a tachar de tonta, de vana, de superficial. Y todo para que los cabrones sean manipuladorsillos, evasivos, egoístas, pasivo-agresivos y a veces hasta narcisos y te traten como la chingada. ¡Ay! La bola de traumas. La bola de pendejadas que se me ocurren. Así que, tras exponerlo, me ilumino y veo cómo me autocastigo y no me dejo disfrutar. Y cómo el complejo de Electra me trae agarrada de los huevos, como si yo fuera hombre. 

Vaya mierda tener que pagar tanto para llegar a conclusiones tan obvias. Pero bueno, he de regresar el próximo martes. Puntual.


POC: Estando aquí no estoy, estando aquí no estoy o estoy. Juar.

viernes, noviembre 07, 2014

Llámenme comando

A vuelo de pájaro, el conteo indica que en los últimos 20 años he tenido 14 novios. Altos, flacos y castaños, los más; morenos, corpulentos y poco agraciados, los menos. El tema salió a flote por una pregunta proveniente de un colega del curro.

Esos son los novietes, nada más: flings, aventuras de veranos y escarceos de una sola noche dejé de contarlos. Perdí la cuenta hará 10 años. 

Los que saben, porque han vivido, dicen que yo, muy bien. Porque hay que probar para conocer nuevos mundos, ¿no? Los que se ponen malitos de su moral, podrán llamarme puta, entre otros motes, pero deberán morir también de envidia: si bien ha existido lo que denominamos "su momento incómodo" y muchos chascos en este tortuoso camino del revolcón, en general lo he pasado muy, pero que muy bien en la mayoría de los encuentros que he tenido a bien experimentar. Podría armarles una guía completa de "Cómo follar en tiempos modernos. El manual para chicas treintañeras del tercer mundo", por ejemplo. Pero también podría decirles que un buen amante, no es garantía de nada. Por más rico que la muevan, son otras las cuestiones que hacen funcionar a una relación. 

El caso es que llevo 14 intentos de lo mismo: en todos esa maldición llamada complejo de Electra, me ha partido la madre. Así que, si de confesiones vamos, hace un año decidí parar, porque ataques de ansiedad, insomnio y mucho estrés me mostraron que había llegado al límite. 

Me caga, porque amo echarme un buen polvo SIEMPRE, mucho más con alguien con quien la conexión resulta electrizante, pero ha sido sola que he encontrado un clímax personal y emocional de puta madre. La cuestión es: no me encanta coger por coger, pero ocupo aunque sea mi tacita semanal de sexo y, sola, es difícil pillarla. 

Como sea, llevo rato pensando que el 15 va a ser el bueno. Y más que pensarlo, es algo que siento. Desde hace semanas la sensación me repiquetea como una ligera cosquilla en la punta de los dedos. 

Bruja o no, ni tengo prisa ni se me parte el alma. 



PIC: Morada y tarde. Pero quien se toma su tiempo, cabe destacar, disfruta más. Disfrutemos. O algo. 


miércoles, noviembre 05, 2014

El inenarrable estado de las cosas



Tomó casi que el último aliento, antes de pasar página, de decirle "hola" a otra etapa. Luego pasaron algo así como 20 horas para recibir una llamada: allende la frontera seguirían la trayectoria de una pelota. Pensó en velas. No muy grandes velas. Velitas, nomás.

ELLA: Que soy yo. Que mira de ladito. 

martes, noviembre 04, 2014

Una mujer hecha

Apenas son días, meses. Pero es ya bastante decir que son días, meses, cuando hay toda una vida detrás. 

...


Leche derramada en el suelo sólo cinco minutos antes de tener que salir corriendo a la oficina. El típico bus que te deja atrás lejos y que tenías que tomar para llegar a tiempo. Llegar a tu destino que, casualmente es tu casa, sin llaves. Peor aún, haber tomado un taxi para haber llegado a toda prisa ahí, sin las putas llaves. Recibir un cheque con tu paga en viernes de quincena y llegar al banco para montarte en la fila más larga del universo. Todo eso junto y yo sin chistar. Y casi que podría no ser capaz de explicarme por qué no reniego, por qué no me quejo de mi suerte de mierda, pero sí puedo, sí sé por qué estoy tan bien, por qué veo los días tan luminosos y el frío que choca contra mi cara por las mañanas lo siento como toda una delicia.

Me ha costado un gran trabajo reconstruirme. Más, sostenerme yo solita. Mucho más creer en mí. He pasado las de Caín con tal de tenerme paciencia, pero he podido establecer un diálogo directo con todas las Marianas que habitan en mí: queda, insisto, mucho por hacer, pero haber ganado esta estabilidad, esta certeza de que soy yo y luego yo y nadie va a estar más que yo aquí, conmigo, que las únicas ganas que tengo de llorar ahora son de felicidad. 

Soy una mujer hecha que se ha pasado la vida buscando lo que estaba justo aquí dentro. 

Vaya novísima sensación. Vaya tela.

...


Y sí, sabemos, todos sabemos, qué es lo que va a ocurrir.





CLICHÉ: "Con esta cara los leo", acostumbran decir tuiteros y tuiteras del mundo. No es burla, pero me hacen reír. Mucho que me hacen reír.


lunes, noviembre 03, 2014

La lección



Encuentre usted las diferencias.

VENTANA: Hay quienes te avisan que van a dejar de hablarte. Hay quienes te avisan hasta después de que dejaron de hablarte. Y así es la vida.