martes, agosto 26, 2014

Fondo



Buscar el escondrijo del castigo, la segunda tarea. La primera era algo así como descifrar el bloqueo. Pero el bloqueo lleva años. Así que, tarea no resuelta. No quedará sino picar piedrita a piedrita hasta llegar al fondo del asunto. 

TRUCO: Es que esconderme hasta de mí misma me sale tan bien. ¿Dónde encontrar a Mariana y no morir en el intento?

lunes, agosto 25, 2014

Test de seguridad para señoritas

1) En medio de la noche, todo oscuridad, escuchas un golpeteo, un ruido raro. ¿Piensas que alguien se metió en tu casa y te hará daño o te das vuelta en la cama convencida que se trata de algún bicho merodeando por ahí?
A) Pienso que alguien está a punto de asesinarme. B) Seguro es una Ascalapha odorata de los cojones que no me quiere dejar dormir. C) Ni A) ni B): debe ser mi noviete haciendo su acto de aparición perdido de borracho.

2) Es sábado, está todo soleado, paseas por el barrio y te apetece beber algo. ¿Entras, sin empacho, al bar más cercano y te pides un whisky derecho con dos hielos o te pasas por el Vip's apenadísima, porque encima de todo vas tu sola?
A) No bebo ni gota de alcohol y no voy a entrar a un bar por un refresco. B) No bebo alcohol, pero entro con tal de tener un subidón de algo un sábado cualquiera. C) Entro, me pido el whisky. El primero de muchos. Ya entrada la noche, me los hago a todos amigos.

3) Uno de tus amigos varones te recomendó asistir al Pata Negra a ligar. Vas y te ligas al más perdedor de los perdedores: traumas de la infancia, Edipo a flor de piel, recién separado de la novia de los tres años, medio que besa bien, aunque en realidad ya estás borracha perdida como para que te importe si babea de más o no sabe besar. ¿Te lo haces tu respectivo en turno?
A) Ni loca. Estaré borracha, pero no pendeja. B) Nada más salir de ahí, es que voy y le reclamo a mi amigo por pasado de lanza. C) Le damos chance: en una de esas practica un sexo oral que ni en sueños imaginé.

4)  Tus amigos te presumen el Tinder, la novedad del momento. ¿Te apuntas y ligas despiadadamente –mínimo es tirarse uno por semana– o te mantienes escéptica e intentas seguir ligando de la manera que encuentres como la más habitual?
A) Probar cosas nuevas es lo mío: me apunto ya mismo, ¡voy como un año tarde con Tinder! B) Te apuntas, ves el menú y te das cuenta que no es sólo escoger el platillo: si el platillo no te elige de regreso, ¡es que no te vas a comer ni una liebre! Vaya putada. C) Por mí que Tinder vaya  a tomar por culo. Tinder y el match.com, adoptaunchico.com.mx y todas esas mamarrachadas. A ligar como dios manda, o ¿qué?


FLOR: Alguna vez jugué algo que iba de preguntas osadas y respuestas inesperadas. Las preguntas venían escritas en las cartas. Yo las inventaba. Los comensales abrían los ojos de plato sorprendidos. Dejara de ser Mariana. 

sábado, agosto 16, 2014

Aquí nos tocó vivir


Vivo en una colonia bastante noble. Aunque a veces considero que le hacen falta buenos lugares para echar una copichuela a cualquier hora, la Narvarte no deja de sorprenderme. Inserta en la zona centro sur de la Ciudad de México, ha sido mi hogar desde hace casi tres años. Y la sigo encontrando fabulosa. Es céntrica y cuenta con todos los servicios. De un tiempo a esta parte, se dejan ver muchos más hipsters que en un principio. Se rumora que es porque la Roma y la Condesa son, cada vez más, demasiado caras. Yo, agradezco el trajinar de los tatuados por la zona: nada como un taquito de ojo aquí o allá.

LECHO: No me duermo, porque me lleva la corriente, pero sí descanso, que han sido tiempos de intensidad, de adaptación, de novedad. 

miércoles, agosto 13, 2014

Real y realidad

Me acordé de todas sus sonrisas. Afloró la adversidad. En el mismo renglón, gozo y dolor. ¡Que duela nada!, gritó.

PUM: Como cuando tienes la palabra en la punta de la lengua, como cuando en los dedos algo conocido consquillea. La bruja que soy a veces vislumbra en su bola de cristal un algo que está a punto de pasar.

martes, agosto 12, 2014

Como los grandes

Todo puede tener cara de regocijo o desasosiego, pero ya no importa cómo sea la fachada de eso que esté en frente, porque soy yo la que elige si construye o no entorno al ello y varias son las opciones.

Vamos a ponerlo así: construir castillos en el aire es algo que voy a dejar en la década pasada.

Pongámoslo de otra forma: hay que hacer valer cada surco que pobla mi cara, cada cana que crece entre mis cabellos.

O, como dice mi hermana, vámonos de esta fiesta como los grandes. Y así va a ser. Qué raro será hacer las cosas como los adultos que se procuran, van a terapia, a yoga y buscan alcanzar su felicidad por cuenta propia. Como aquellos que, quizá, aún no se toman por completo en sus propias manos y se aman enteros, pero lo intentan con todas sus fuerzas.

***

Siempre he querido volver al Bellini's, el restaurante giratorio que está en lo alto del World Trade Center. Hace catorce años, mi tío me llevó para festejar su cumpleaños. 

Hoy pensé que no tengo por qué esperar a que me invite un alguien especial, como he venido fantaseando desde hace algún tiempo: me voy a invitar a cenar y voy a tener una velada íntima conmigo misma, si ya me lo paso tan bien conmigo. Vaya tela. Y no, no sé por qué se los estoy contando. Recién hoy se me ocurrió.

BLA: Ayer me moría de miedo de perder, de no encontrar, de estar sola. Hoy sólo sucumbí ante los encantos de la libertad y del poder de decidir cómo quieres que sean las cosas. Y yo no quiero pasármela chillando por pendejadas adolescentes por las que ya chillé enemil veces. ¡Oh! Va a ser que no. ¡Toma eso, vida! Si lloro, acaso, que sea de pura felicidad. Y vaya que hay muchita por acá, ahora.