miércoles, julio 02, 2014

Pandora abierta


Tenía 27 años y muy poco por qué preocuparme. Lo más seguro es que el tiempo y la distancia me estén patrocinando un regocijo total en torno a esas movedizas épocas, preámbulo de una escapada de 6 años a tierras incógnitas. Porque sí, tenía 27 a cuestas y un movidón emocional que te cagas y no, no querrías tenerlo ni tú ni nadie.

Recuerdo que sí, intenté hacer terapia, pero salí por piernas porque le mentía impunemente a la terapeuta en turno y, o ella no se daba cuenta, o sí se daba cuenta y sólo me quería cobrar la hora, así que la dejé. También recuerdo que hacía yoga, pero no entendía un carajo: quizá la instrucción no era buena; quizá yo era un manojo de emociones tal, que no entendía nada.

Tenía 27 años y no sé si estaba consciente de que tenía toda la vida por delante. Pero pesaba alrededor de 53 kilos e, irónicamente, esa liviandad no me servía de nada.

Era reina del boicoteo personal. Por eso salí por piernas. Por eso me autoexilié durante tanto tiempo.

FLORS: Ojalá la ligereza de esa mirada hubiera sido ligereza de vida. Recuerdo perfecto que ese día prohibí al Sujeto T asistir a esa fiesta, que era por el cumpleaños de mi hermana, porque quería probar suerte con un viejo amor. Más larga que era en aquellos tiempos. Más.

3 comentarios:

Carlos Pancrazi dijo...

intentaba escribirte un comentario, pero se borró..
bueno , decía que siguieras con esta linea de "auto liberación progresiva", para librarte una vez por todas de las ataduras del pasado, ya que, es un proceso de transición personal que solamente pude llevarte a una existencia mas ligera, autentica, desprendida y finalmente capaz de hacerte reconocer las emociones mas hondas de forma consciente y de consecuencia brindarte una vida.. feliz!!!.. no pares..
Be progressive Mariana
https://www.youtube.com/watch?v=2yUN6CsuVPw

Sgt728 dijo...

¿Esa fotografía es de aquél entonces? porque no veo los tatuajes que llevás en otras fotos...

mariana m* dijo...

Exacto: es una foto de 2004. Y sí, seguimos en modo progressive, querido Carlo.