jueves, julio 17, 2014

Empezar, que le dicen



Al principio de todos los principios, siempre soy tímida. Hay quienes dirán que no es así, que en todo caso sería temida. Pero no, me toma tiempo confiarme como para dejarme llevar y ser yo en toda la extensión de la palabra.

Eso me está pasando en mi nueva experiencia laboral. Un poco, sí, pero será cosa de unos días, quizá meses, no más.

En otras experiencias de mi vida, por llamarlo de alguna forma, ya no me pasa tanto. Es gracioso como ni con la edad deja de suceder lo que típicamente pasa en el principio de todos los principios. 

PINI: ¿Volver o no volver al flequillo? Si no me sintiera tan cómoda peinándome tan poco, volvería. 

No hay comentarios.: