jueves, junio 19, 2014

Veloz y feliz

Vengo de redactar un post para un blog de libros infantiles y un boletín de prensa para seres pensantes con abundante masa crítica. Cuando la chica del equipo de talento de la empresa a la que estoy aplicando me vio, me dijo que iba a necesitar como dos horas esta tarde y otras dos mañana, porque estaba bien cabrona la prueba. La terminé toda en dos horas y media. Ahora sí que si no paso, va a ser por burra veloz. En fin: de mí no sería nada sin la práctica de escribir textos. Esto, como sea, es uno.

De una manera extraña, las cosas salen a pedir de boca. Es extraño, sí, para mí, que todo fluya, que nada se detenga. O, si se detiene, es por unos segunditos. Hay que tomar en cuenta que estoy en DF: acá, todo es caos y embotellamientos.

Y del caos, a los finales: junio será, como hace 10 años, un mes de dar carpetazo a varias etapas de mi vida. Ya qué.


ASH: Dicen, los que saben, que en según qué momentos me da por poner boca de pato y hacerle carantoñas al pasado, pero fruncirle los labios a otros tiempos, ya no es sino un gesto, lo de hoy... Bueno, lo de hoy es lo de hoy.

2 comentarios:

Raquel Rivas dijo...

Felicidades, aunque me duela el alma.

mariana m* dijo...

Raque, siempre habrá momentos para encontrarnos. Ahora más ;)