martes, abril 01, 2014

De la lluvia y otras historias de esta tarde

Toda la tarde intentando escapar de la lluvia para nada, para que te alcanzara inminente. Tal y como sucede con el amor que, cuando te alcanza, te da el mazazo: vas y te enamoras, te mojas a huevo, gota a gota. Aunque no quieras, es así. 

Puñetera lluvia de mierda, que traes tanto bien a los cultivos, a los jardines marchitos; que revives tierras enteras, dando por ende de comer a tantos, hasta que lo inundas todo y nos carga la chingada, justo como hace el amor. El maravilloso amor.

A ver si logramos consolidar la práctica de no quejarnos tanto.  

LLUVIA: La queremos, deseamos, pero que no moje, no haga daño. Dejaremos de ser humanos, ¿verdad? 

No hay comentarios.: