lunes, marzo 31, 2014

Panorámica


De esas veces que te vas a otra parte. De esas.

VISTA: Ver la ciudad desde arriba, para variar, te da siempre otra perspectiva. A mí, me llevó a otra parte.

miércoles, marzo 26, 2014

Petaíta

Petada es poco. No quiero pensar en la edad, pero ciertamente no se puede vivir una noche de copas, una noche loca el fin de semana y querer estar fresca como lechuga la semana siguiente. Al menos yo, ya no puedo hacerlo con la mano en la cintura. Pero a veces me llamo Mariana Fiestas. Y otras, Mariana Responsabilidades. Así que medio el asunto y consigo apañármelas para hacer todo lo que me marca la agenda. Nomás son como mil cosas, unos veinte mil pendientillos, detalles todos del engranaje que es mi trabajo y que sería bien difícil explicar a grosso modo. Y a dormir, porque hay que madrugar.

ECLIPSE: De un Limantour a otro Limantour y no, no recomiendo a ninguna de las dos cocktelerías. La de la Roma por preparar el gin tonic de Hendrick's con pepino con ¡agua quina! No mamar, es sacrilegio puro. La de Polanche, porque tienen un servicio pésimo. Y pues yo, petaíta, pero no pendeja. No.


martes, marzo 25, 2014

En mi reino entra el calor


Con el calor llega, entre otras cosas, el uso de blusas de manga cortas, si no de tirantes; arriban ardores que prendas de largas extensiones constriñen indeseablemente, nos caen, de ramalazo, un montón de cambios en el transitar. Así que nos arremangamos. Y este particular cambio me ha traído un nuevo aprendizaje que, por fuerza, me lleva a un lugar común: el metro en hora pico.

En el metro a hora pico los calores pueden alcanzar temperaturas que dan ganas de enjugar con una toalla el sudor brotante. El deseo por una buena ventisca a mí me vuelve loca. Pero lo peor de esta novísima situación para mí es que, al vestir ropas que dejan mucha más piel expuesta, con los apretones, repegones y anexas, lo puedo pasar muy mal con la sensación que causan los cabellos ajenos en mi piel. Puedo jurar que el pelaje de las otras, porque generalmente son más bien mujeres, me pueda causar arcadas. Daría mi reino en esos momentos porque las finas damiselas llevaran el cabello atadito, sujeto bien cerca de su cráneo, pero va a ser que no.

Y es todo. ¡Ah! ¡No! Hoy el metro y la zona "sólo para mujeres" me dio una lección: no hay solidaridad como ésa que lleva a una persona, que se queda sin poder subir al vagón, a ayudarle a la que sí alcanzó a entrar en esa bella "lata de sardinas", a terminar de meter el bolso dentro. Porque claro, como se metió a huevo, el bolso ya no cupo. Pero siempre hay alguien de bien afuera. Alguien en quien sí cupo la prudencia. 

En fin.

CHATA: Aprovechando el sol de las 18:00 horas, que cada día se extiende más y nos recuerda que ya vienen los calores, el ardor, la belleza, me tomé un descanso y una fotillo ahí, pa'el recuerdo. Amo el recuerdo. Pero me da miedo el horario de verano, ahora que madrugo. Chin.

jueves, marzo 20, 2014

Islas de recuerdos


Que te digan "quiero que seas como esos conciertos que no recuerdo para nada, porque los vi ahogadísimo en alcohol", pero no que no chinguen y que no te estén recordando aquí y allí. Que te maten, te sepulten, te manden bien lejos.

Que te la cumplan un día: que tu cara se les desdibuje de la memoria como la de Thom York en sus recuerdos, ésos que no existen para nada. Que, si acaso, sepan que fuiste tú por la foto que están viendo, la instantánea del concierto de Radiohead en el Foro Sol. No más.

Ser, entonces, una isla en sus recuerdos, porque ni a lagunas mentales llegas.

PARED: Como la mosca, pero gracias al sol de las 9:50 am. Amo la luz de las mañanas.

miércoles, marzo 19, 2014

Torcida


Alguna vez, de pequeña, escuché a alguien decir "árbol que 13, 14, nunca su 15, 18". Y qué más da lo que significa, si es o no verdad. 

Hoy, en el culmen del estrés laboral, porque hoy me tiré a la desazón total de una manera que experimenté mi primer dolor de cabeza por esta causa en años, alguien me dijo que el problema es que no me acepto, que así, aceptándome, tomaré las cosas con más tranquilidad, más calma, porque ése es el problema de todos, que no aceptamos al de al lado. En el fondo, creo que la persona que me propinó el speech me quiere llevar a Chalco, pero, como sea, fue bien intencionado y me dejó pensando que sí, que a la verga, que hay que aceptar y hay que empezar por uno mismo.

Así que voy a explorar. En una de esas llego al 15, 18. Porque torcida, ¡bueno!, 13, 14 ya estoy. Juar.

ARBRE: Maravilloso. Excelso. Y con Hipstamatic, mejor. Les debo una en cueros. Pero aguanten vara. Se va a poner buena la cosa. Como que traigo el efecto yoga.

martes, marzo 18, 2014

Tal que así

Tal y como si dejaras dos gotas de Glenlivet correrme pezones abajo. Tal y como si ya lo hubiera olvidado casi todo. 


SONRÍA: Renovada del alma y las ganas, pero físicamente, estoy un poco pa'llá. Me caga enfermarme tanto de la panza, de la gripa. Y justo cuando eso sucede, tiendo a replantearme si es DF lo que de verdad quiero. Algo tendría que cambiar, porque el cuerpo está hablando. Las cosas, de fondo, no están todavía a punto.

miércoles, marzo 12, 2014

El extraño embrujo de una loca


Luego de que el invierno se acabara hace un par de semanas, me vi obligada a guardar los abrigos. Tengo que aceptar que me encanta este clima del DF. Lo mejor: me encanta el DF. Ahora sí que ya estoy aquí.

Que, ¿cómo llegué de una vez por todas? Tengo algunas ideas. Sólo diré que se terminaron de ir lastres que estaban sin estar y, eso ya lo saben, la incertidumbre me mata. Sin querer hice cosas de las que no me arrepiento ni un pelo, pero parece que no simpatizaron na-da e hirieron sensibilidades y lo respeto, pero vivo encantada con la idea de que el hartazgo que desperté, la desazón, el hastío, condujeron al rechazo que justamente necesitaba que sintieran por mí para que me dejaran de una puñetera vez. Yo, es que soy una cobarde de mierda para dejar según qué puertos. Guardaba la esperanza, la ilusión, de que volverían esos ojos de caricatura japonesa a mirarme como alguna vez en ese viejo mayo del 2013. Y no, eso ya no quiero que pase. Ya no.

El gran acontecimiento sólo trajo cosas buenas. Ya me tocaba. 

Como los pelos de la burra, el toro por los cuernos. Sigo pensando que todos me la pelan. Todos, hasta esta loca ciudad. ¿No es encantador?

INSTANTE: Estoy en racha de selfies de mierda. Perdonar, amable lector. No puedo parar.

viernes, marzo 07, 2014

Pelaíta


Se llama primavera y la conocemos desde hace tanto, que ya hasta podemos olvidar su olor, sus caricias, su naturaleza. En el DF medio existe y medio llueve y medio hace calor. Es cosa rara a la que todavía no me acostumbro. 
.......

En los últimos días saqué fuerzas de flaqueza y tomé a mi vida por los cuernos: este lugar, este momento, esta etapa ya no pueden tomarme y hacer de mí lo que quieran. Este lugar, este momento y esta etapa me la pelan. Me la pela la gente en el metro queriendo mamar la reata y aventarme o quitarme lugar. Me la pelan subiendo las escaleras eléctricas que tanto se les antojan para echar la hueva y aplastarse en ambos carriles; me la pelan también en la calle, cuando voy de prisa y ellos no. Todos me la pelan. Es un poco al estilo Manu Chao: si la vida me da palo. En este caso, yo la voy mandar a tomar por culo. Ya no más.
.......

Años tenía de no sentir esta "agusteza", esta sensación de acabado, me ha costado mucha pasta en terapia. No la voy a desaprovechar. Más que nada, porque se siente de puta madre.

CEREZOS: Pensé que no vería de estas florecillas en DF, pero sí, existen. Y las disfruto cuando paseo en las tardes con Jack mi amor. Mi única y más estable relación por el momento.

martes, marzo 04, 2014

La burra parda, los pelos en la mano


(Versión ampliada)

¿Hombres? Dejé de llevar la cuenta la década pasada. Ya no tengo memoria. Ni ansiedad o prisa. Me la pelan, pues.
¿Mentiras? Las he dicho. Incluso mirándote a los ojos. Tantas, como carnes tiene el pasado. Siempre por una buena causa o, ¿qué? Tú, ¿no me has mentido? ¡Con un coño!
¿Hambre? Toda. El invierno se llevó mi inapetencia. ¡Mentira podrida! Ha vuelto el apetito más brutal, más voraz de mi universo. Menos mal que voy al yoga.
¿Placer? Está ahí, dentro. Se siente tan bien. Aunque bueno, ¿quién vive demasiado tiempo sin diversificar? ¿Quién?
¿Algo? Nada. Aquí, no hay más que decir.

PELSDEBOJA: La locura que guardan mis ojos. El desparpajo con que me miro. El viaje personal ha comenzado. Au revoir les enfants, como ya he dicho antes.