viernes, diciembre 20, 2013

Me voy, me fui, adiós


Aquellos que tienen la sensación de que me fui, de que me voy, quizá tengan razón: tras el golpe de perder mi estúpido iPhone 4S luego de ser hurtado y de tener de vuelta un teléfono inteligente, un iPhone 4, no soy la misma. Todos pensarán "es un estúpido teléfono". Y sí, "es un estúpido teléfono". Pero era el mío. Era uno por el cual pagaron 5,000 pesos de tajo para que yo lo tuviera en mis manos. E, independientemente de eso, era mi amigo, mi compañero, mi confidente, sin que tuviera que darle nada a cambio, únicamente alimentarlo con la paga de su manutención mensual. 

Y se fue.

Desapareció.

El fin de semana, después de que se esfumara, lloré como magdalena. Sentí el desasosiego, la desazón apoderarse de mí. Y todo se disipó cuando tuve en mis manos su reemplazo. ¿Qué nos dice todo esto?

Que ha sido suficiente. Ja. Necesito cerrar la temporada, el capítulo dejarlo atrás. Quiero hacer reset y pensar en lo que viene: ¿es este el país en donde debo estar? ¿Debo estudiar algo más para ser feliz? ¿Qué tengo que hacer para sentirme realizada? 

Cada día, después de abandonar el asiento en la oficina, atravieso parte de la ciudad para cuidar a Jack: lo paseo durante poco más de una hora, a veces hasta una hora y media casi dos. Cuido que disfrute de un paseo en el que nos encontraremos con otros perros: ladrará, morderá, correrá, olisqueará y anexas. Y, generalmente, Jack es un perro feliz. Y yo soy feliz paseándolo. Aunque he pensado cuál será el final de mi etapa ahí, paseando a Jack cada tarde, rigurosamente.

Quizá me vaya, quizá no. Quizá ahora, quizá en seis meses. Mucho voy a averiguar durante la vacación, la cual necesito de urgencia. Como necesito que termine este año, uno que ha sido de lo más desgastante a nivel emocional. Necesito descanso, pero no cejaré en el intento: averiguaré qué quiero e iré a por ello. Nadie tienen nada qué temer.

FLICK: Cuchillos. ¿Alguien quiere uno? Yo ocupo un tantito para cortar según que vínculos. Y es que deja tú lo cornudos: lo pendejos que pueden llegar a ser. Pamplinas.

3 comentarios:

Karla Lopez dijo...

Felices vacaciones , Mariana y que encuentres lo que buscas. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Busca a Dios

mariana m* dijo...

Gracias Karla. Ahora sí que me cayeron como agua de mayo. Y encontré, encontré ;)