viernes, noviembre 08, 2013

Laura no está, Laura se fue



La vi secarse. Poquito a poco. La vi casi desaparecer. No pude contenerla. No pude amarla enorme. Me declaro un fracaso: sólo pude sino enojarme, porque las cosas no estaban siendo como yo quería. Porque Laura no se abría para mi. Aún hoy día es ese arcón que bajo llave guarda los secretos más mundanos. 

Laura y yo nos apretamos los botones. Enredados, punto por punto, nuestros patrones nos llevaron al lugar al que, por lo menos yo, nunca quise ir. Mi ceguera propia, confieso, me impidió comprender que no íbamos a ningún otro lado. No íbamos. Punto.

CIEGASORDAMUDA: No las tengo todas conmigo. No soy perfecta y no me lo perdono. Corro con las tijeras en las manos para encajármelas una y otra vez. No me perdono. Y cada quien sabe su cuento. En público y en privado: lo siento.