jueves, noviembre 07, 2013

La historia de Laura


Cientos de sandwiches de crema de cacahuate con mermelada de fresa y una tonelada de coca cola light. Sólo por el puro gusto de olvidarla. De borrar su sabor de mi recuerdo. Para entonces poder dejar de escribir en infinitivo y conjugar todos mis verbos otra vez. Se tratará del exorcismo más grande. Épico. Universal. Laura se irá con todos mis muertos para quedarse atrás, lejos. En algo que llamaré pasado. Junto con todo su viento frío. 

Y, ¿quién se acordará de Laura entonces? Tengo una idea. Porque fue irremediable, pero no era lo deseado.

PANTALÓN: Edificios de la gran ciudad. Estoy tan acostumbrada a ella. No puedo evitar preguntarme, ¿cuánto más? 

1 comentario:

Juan Chifla dijo...

Me gustó, me gustó, me gustó.