miércoles, noviembre 06, 2013

Empezar por el principio


El final

Desayunar una rebanada de pan tostado embarrada de sinsabor. Dormir, no soñar. Ir por la vida a ciegas. Pensar en si echar o no el volado. Pedir esquina para bajar y recuperar la cabeza, la vida, el alma.

Luego, emerger de los escombros. Salir con vida del temblor enorme y agradecer la oportunidad. Una más. 

El principio que es final

La felicidad se fue. Pero, si he de empezar por el principio, he de decir que me enamoró como hace mucho nadie lo hacía. En parte por su franqueza, también por su parquedad o por esa labia tan sabrosa y rebuscada. Más que las risas, sus sonrisas. Sus denuedos salvajes y silentes. Arrebatos de noche, rumores de día. Hay a quien no te lo encuentras de a dos por la vida. Y se quitó, aplastado por todas mis expectativas e ignorancia. Mis inseguridades y quebrantos. Y por sabrá dios quién sabe qué más se quitó. Al hacerlo me permitió ver sólo una vez más que es imposible sostener un algo de dos si yo estoy en negación profunda de todo lo que soy. 

El dolor está en el cuerpo. También en otras partes del ser.

Entre mi negación y el dolor brotante, no sé bien a bien que está pasando. Así que inserte aquí el principio del texto, amable lector, que es el final.

CORAZÓNCORAZÓN: Rojos. Encendidos. Hechos recuerdo en mi cabeza.

4 comentarios:

SpIcE dijo...

pero que sería de nosotros si alguna vez en la vida no nos entregamos al amor?

mariana m* dijo...

No seríamos nada. Pero a veces cansa. Cansan los respectivos en turno. Cansa esta sensación de no permanencia. Yo necesitaba creer lo otro.

Mandarina Concupiscente dijo...

Las inseguridades y los quebrantos, fantasmas de mierda. A veces he pensado que nunca se irán, otras veces, totalmente consciente de ello, trato de sobrellevarlos, sin embargo suelen desbordarse hasta en estampida.

Admiro con devoción tu valentía, tu motor incansable por sentirte viva, por jamás morir emcionalmente. Creo que si la vida fuera una maquinita traga perras, jamás dejarías de echarle. Es cansado, lo sé, sin embargo no cualquiera asume mantenerse en la búsqueda tan aguerrida e intensamente como tú.

Un abrazo fuerte. ♥♥

mariana m* dijo...

Leí tu comentario en la chamba y me conmovió sobremanera. Gracias por tus palabras. Me han hecho sentir tanto, para variar ;)