miércoles, octubre 23, 2013

A de a.s.a.l.a.r.i.a.d.o


"La tensión es un fenómeno fisiológico con el que el organismo se adapta a una agresión de cualquier tipo. En los animales, constituye una reacción de supervivencia. Ante una agresión, pueden elegir ante la huida y el combate. El asalariado no tiene la posibilidad de elegir. Su organismo, igual que el del animal, reacciona en tres fases sucesivas: alerta, resistencia y agotamiento. Sin embargo, el fenómeno fisiológico pierde su primer sentido de preparación física y se convierte en un fenómeno de adaptación social y psicológica. A los asalariados, se les pide que trabajen mucho y deprisa, y que sean polivalentes. Unos médicos laborales de Bourg-en-Bresse, en su informe anual de 1996, realizaron un análisis de las consecuencias de la flexibilidad a la que habían tenido que adaptarse unos empleados del matadero: 'Sin duda', escriben, 'este sector de actividad padece una penuria económica difícil de sobrellevar, pero, al observarlo de cerca, en algunos mataderos se advierte un exceso en relación con las presiones "habituales" en términos de trabajar más rápido, con horario desmedidos e inusuales y, cada vez más, bajo una falta de consideración inaudita'. La tensión laboral afecta negativamente a la salud de las personas y genera un costo económico que todavía no se ha evaluado con exactitud en Francia. A este tipo de tensión, también llamado estrés, no se le reconoce ni como una enfermedad profesional ni como un motivo directo de baja. Sin embargo, los médicos laborales y los psiquiatras han advertido un aumento de los transtornos psicosomáticos y del consumo de alcohol y de psicotrópicos que está directamente relacionado con la fuerte presión del trabajo".

Marie-France Hirigoyen, "El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana". Paidós. 1998. P. 69.

PEZ: De aquellos días que hoy extraño, porque me parece que aunque allá la crisis les rompe las narices a algunos (y que por eso yo me regresé), hay una paz que acá no encuentro. Como sea, paz o no paz, ¿a dónde va uno que no se vaya a encontrar con uno mismo? Y esa es la premisa. Uno mismo y uno mismo. Acá, una misma con una misma en el camino de encontrarse y no morir en el intento. Hoy vi un chick flick, Salmon Fishing in the Yemen, y sólo podía pensar en cómo hay abusos laborales a cada segundo en todo el mundo, pero que tampoco es imposible encontrar la justicia divina en la vida. Cosas de chick flicks, pues.

No hay comentarios.: