viernes, septiembre 20, 2013

Razones más, razones menos

Todas las razones, todas, para no beber Pacífico y decantarse por cervezas con más cuerpo y vida interna de calibre artesanal. Todas.

Otras tantas para que se arme la borradera: que porque no me sigue, porque ya habló demasiado, que porque si está loca, que casi no habla, que ya la cagó o nada más fue demasiado evidente algo que no queríamos saber.

Y, ¿qué hay de las que te llevan al punto sin retorno? Ahí donde no querías llegar jamas nunca, sobre todo cuando se trata de algo que portas diario en la frente. Una lástima. 

Unas más, otras menos la luna llena, el peor día del mes, el culmen hormonal, la verdad más horrenda escupida en tu cara que, como sea, es mejor que todas las mentiras, pero todas posándose en ti, conduciéndote al precipicio o la más pura gloria.

No queda sino ser valiente. Va-lien-te.


BOCADEPATO: Me hacen gracia las imágenes que a la más mínima edición dan la pinta de ser como óleos palpitantes. Soy una romántica e ingenua que piensa eso a veces, al editarse en foto. La suavidad de los trazos de luz. La cremosidad de los pincelados del "Selective colors" del Photoshop. La ilusión de estar haciendo algo que no sólo es una puñetera foto en la que salgo con boca de pato. Algo. Alguien. ¿Si?

1 comentario:

el7palabras dijo...

Artistaza es usted, Mariana.
Sensible, caprichosa y salerosa.

Y con boca de pato...

Saludos de otoño –"y en DF", cuenta la leyenda–.