miércoles, septiembre 04, 2013

Grande, que me queda grande


La vida, a veces, me juega unas cuantas pasadas. Se ríe de mi. Me putea. Me acaba. Y yo, que amo ser víctima, me dejo, me regodeo, me tiro al drama. Tengo claro, empero, que somos supervivientes de nuestra propia idiotez. Somos idiotas hasta que podemos decir basta. Hoy, decidí hacerlo así. Se acabó para mí una etapa. No tenía los cojones. No sé exactamente si los tengo, es sólo que o me salvo o me cargará la verga bien padre.  Y pues no, no quiero. 

Es algo así como que me vendrá grande, pero no importa, así será o no o quién sabe. Que sea como tenga que ser.

SERPIENTE: Como siempre, Mariana no apunta de dónde o de quién. Pero era obra en Zona Maco. Hágame usted el favor.

No hay comentarios.: