lunes, septiembre 02, 2013

El castañito éste de los cojones que me gusta tanto



Es común, últimamente, que me pregunté qué pedo con Manuel de las Castañas. Me intrigan sus modos, me apasionan sus maneras, me fascinan sus formas. Es bien distinto y diferente a cualquier cosa que me haya topado antes. Así que ahí me tiene: preguntándome a cada rato qué pedo con su desenvolvimiento, con su desarrollo, con ese esbozo tan suyo y tan sutil.

No me van a creer si les cuento que a Manuel de las Castañas lo conocía yo de la secundaria. Iba él a cursos con mi hermana menor, porque sí, Manuel de las Castañas es menor que yo por un año y 9 meses. Por ese entonces me era muy lejano. En realidad me fue lejanísimo hasta que me lo topé en el CUCSH, cuando yo estudiaba Letras Hispánicas, mientras él cursaba Sociología. No me simpatizaba mucho porque algunas de mis amigas aspiraban a gozar de sus simpatías y él más bien estaba en otra. Dice que un día hasta le fui a regresar unos libros de Rosario Castellanos que tuvo bien prestarle a otra amiga, hecho que yo no recuerdo ni vagamente. Tan no lo tengo registrado que la vez que quedamos a tapear en La Barraca Valenciana en un temprano mayo de este año, al escuchar su voz quedé muy impresionada: jamas hubiera imaginado así su voz. A él le pasó mucho lo mismo con la mía propia. En los últimos años fuimos algo así como conocidos online y nos mirábamos de lejos, no leíamos a la distancia, pero en realidad no habíamos tenido un contacto real hasta hace bien poco, cuando por bendición de una app de lecturas que yo le envíe un poco sin querer, retomamos un incipiente contacto de principios de mi estancia defeña, y nos pudimos reunir. Vaya primera vez tan llena de sotoles, Jenny Rivera, Selena, risas y más sotoles. Me cayó tan bien el muchacho que hasta lo quise besar, pero ya no podíamos. No pudimos más. Y pasaron hasta tres semanas para volvernos a ver y hasta bailar, o algo, en la pista de un lugar llamado "El 69". Quién lo hubiera dicho.

Este Manuel de las Castañas, tan simpático él, ha sido la revelación de este 2013. Jamas lo hubiera imaginado.

VINE: Como que se puede ir y grabar hasta a su puta madre, por qué no hacer como si fuera un gif animado la gracia ésa que permite el iPhoto. ¿Por qué chingados no? ¡Ah! Las delicias de los entes online de los cojones. Las delicias a veces.

No hay comentarios.: