martes, agosto 27, 2013

Conciencia


Se me ocurren 10 mil cosas mejor que hacer un domingo mejores que cubrir el puñetero informe de ni un año de gobierno que lleva nuestro presidente, pero da la casualidad que, aunque trabajo para un diario económico, sí, a la economía y las finanzas del país les importa, y mucho, lo que diga este hombre de los cojones. Pero me conforta la idea de que empezará temprano y se acabará temprano. Plis, plas. Además, ¿qué tanto puede decir de interesante el hombre éste? Yo sé bien que el discurso se lo hacen y, que más que escucharlo a él, estaremos escuchando a su secretario de hacienda, pero bueno, es lo que hay. Casi que sin rechistar iré a la guerra. Casi.

Casi y con las mandíbulas batientes. Llevo ya rato intentado averiguar por qué me duelen las mandíbulas tanto. Por qué la tensión se acumula ahí. Pensé, en un principio, que podría tratarse de mi novísima relación. Pero escampados los problemas de inseguridad que me carcomían las entrañas porque yo misma lo estaba permitiendo, ¿qué nos queda sino la piedrita en el zapato? La necesidad, al fin, será la que nos mueva.

LOVE: Eso que se siente, ya lo he dicho en repetidas ocasiones respecto a la misma foto. Eso que se siente, que se cuece dentro. Que se siente, pero no es nada sin la voluntad de que sea algo. Qué rara esa sensación. Esa conciencia.

No hay comentarios.: