miércoles, junio 19, 2013

Apreciaciones



Pasamos algo así como 12 horas juntos haciendo actividad cotidiana en pleno. Dormir, desayunar, tomar café, cenar. Rutina doméstica. No es cualquier cosa. Es la cosa. Me hace soñar y fantasear con más de eso. Me da una extraña y hermosa felicidad, que no había sentido antes, y que me llevo conmigo allá, a donde voy. Es así.

JACK: De a poco, pero cada vez me gusta más. Y más. Y más. Y más. 

3 comentarios:

Mandarina Concupiscente dijo...

Yo he aprendido, sobre todo en los dos últimos años, que es maravilloso compartir precisamente la vida cotidiana. No hay nada más valioso que vivir tranquila cada instante del cafecito, del desayuno y del ocio. ¡Qué padre! Saludos de verano linda.

Guergana Tzatchkov dijo...

Hola, ¿vives en DF?

Ahora vivo aquí. Podríamos vernos.

Saludos!

mariana m* dijo...

Sí, acá vivo ahora ;) ¿Cómo le hacemos?