miércoles, mayo 08, 2013

Desnudarse nunca es fácil

Me preguntan, me dicen que qué tan fácil es venir acá y posar desnuda. Yo siento que es una necesidad. A veces, claro, no necesito venir todo el tiempo acá y posarme y ponerme en pelotas de manera perpetua. Pero es así. Y no creo que tenga que pedirle perdón a nadie por las consecuencias: Una erección o imágenes brotando cuando me ven en persona. Ya eso es cosa de cada quien, digo yo.

Podemos decir que para mí es fácil venir y ponerme y expresarme y defender mi derecho a existir en este blog y hasta cagarme acá, si fuera necesario. Finalmente es mi espacio personal y puedo llorar en él si me da la gana.

Aunque últimamente he estado pensando en qué tan válido es eso. He narrado acá todos mis vericuetos e historias, pero no me ha gustado cuando voy a blogs ajenos —de personas no tan lejanas— y me veo narrada ahí. Así que supongo que me están dando una cucharada de mi propia "medicina". Y lo tomo como lección de vida. Todos tenemos derecho a la privacidad y, al mismo tiempo, derecho a expresarnos. Pero estoy segura que tenemos que ser responsables de nosotros mismos, por un parte, pero por la otra, podemos sentirnos ofendidos o heridos y ¿qué? Es así, no podemos ser inmunes a las palabras. Entonces recapacito y reitero: Soy víctima de algo que yo ya hice con alguien más y pues sí, se siente de la verga. No culpo a Tomás de no saludarme cuando me pasa con la carreola enfrente en pleno DF. Y tanto que lo amé, pero también despotriqué contra él. 

Así las cosas desde la capital del estado salvador de algo. Aún no sé de qué.

PIC: La puse abajo por peticiones expresas. Espero que les guste y espero que no les dé corte verme en persona. Si soy tan maja. 


2 comentarios:

JULY dijo...

¡Maja! ni cómo dudarlo chula.

el7palabras dijo...

Ay, pues no sé si haya quien siquiera se decepcione al verle en vivo, Mariana.

¿Neta a poco le importa?
No se nota.