miércoles, abril 24, 2013

Silencio


Recorro las habitaciones, una a una, y sigo sin encontrar nada. La distancia y el tiempo todo lo borran, sobre todo ciertos rasgos de la gente: La hacen parecer una desconocida, alguien que ya no sabes quién es. 

Una casa vacía. Sin voces. 

Hasta que no queramos venir de nuevo a habitarla. ¿Querremos? Hasta que no confíes y quieras hablar. ¿Querrás? No habría otra forma: Quiero saberlo todo. Quiero que confíes, cuando no lo haces, quiero que seas libre, más.

Mis deseos son los deseos de una realidad inexistente. A mis deseos los puedo canalizar. Hacia otro puerto, otra ciudad. Pero no podría haber más nada sin ellos materializados. No hay.

BEAMAZING: Decir que extraño al Dragón es poco. Tengo los cojones para venir y decir que lo extraño, que lo quiero, contarselo a quien venga por aquí, a quien pasa por allá. Maneras de estar. Va-lien-te. No es mucho pedir, o ¿sí? Las personas se dejan de encontrar.

lunes, abril 15, 2013

Incendio


No soy conjuro, soy lo que quiero. Soy la fuerza de todos mis mares dormidos, temblor de mis ganas apagadas. 

Te perdono y me perdono.

Soy la que empuña la pluma. Soy ésa y no otra. La que quiere un amante para ella sola. Un hombre fuerte, más fuerte, más valiente, más libre. La que escribe su propia historia.

Los perdono y me perdono.

No soy sino magia. 

Me verás arder.

ESPEJO: Todas las Marianas. Somos muchas y a veces no nos dejamos dormir. Lloramos mares, alimentamos playas. Grande. Viene la sacudida final.

sábado, abril 13, 2013

Olvido



Fui a ver Oblivion y me sorprendió totalmente que se tratara de una película de mujeres engañadas. Me moría de la risa. Me hizo el día. Es una muy buena película de ciencia ficción de esas redondas. Tendrían que ir a verla.

La veía y pensaba en lo mucho que me gustaría estar en otro mundo: Ser abducida, tomada y emprender una aventura allá, lejos, en otra parte. Podría yo misma hacer mi sueño realidad, porque definitivamente el DF no me encantó nunca. Ya cualquier esfuerzo futuro es nulo. No me gusta tanta gente, el caos, la mierda que flota en el ambiente, aunque tiene su encantillo por ahí escondido. 

Tengo que ser completamente sincera y confesar que parte del encanto era Cintain, pero Cintain ya no está en mi vida como yo quisiera. No está por engaños y mentiras, porque me cansé de soportar tanto peso, de escuchar tanto ruido. Y no se lo recrimino: Todos mentimos, todos hemos engañado alguna vez. Pero duele porque el acuerdo, el compromiso fue honestidad brutal. Sé que eso se curará con el paso del tiempo, porque en realidad las mentiras ya no me importan más, si había o no más tías. Tenía que ser libre el Dragón, tenía que volar y de eso se trató siempre, pero ¿cómo congratularme porque volara si yo era la última en enterarme siendo parte de un vínculo primario y de un acuerdo muy claro de honestidad? Muy complicado. Lo que sentí con la traición me volvió loca y supe desde que escuché la confesión que no sería más, que no podía estar más ahí. Y lo quiero tanto. 

Yo tampoco fui honesta del todo ni conmigo misma ni con él. Me repetí muchas veces, se lo repetí a él, pero no podía acabarme de creer que eso del poliamor funcionaría para mí. Quise y querría, es sólo que viviendo en un mundo "mono", hacerle al "poli" me parece una tarea titánica, entre muchas otras cuestiones. Desde el primer instante en que me escupió en la cara que era lo que él quería hacer, algo así como un mes después de haberlo conocido, quise vomitar y salir corriendo al mismo tiempo. Sin embargo me quedé, me seguí quedando aún ante la falta de honestidad: Era más fuerte lo que sentí cuando toqué por primera vez al Dragón que la realidad que tenía en frente. Así que perseguí mi corazonada y avancé, sintiendo todo el tiempo que hacía un esfuerzo monumental para acercarme, para llegar hasta él, para ir cambiando mis estructuras de "mono" a "poli", todo para que por segunda vez en quince días me estuviera ocultando información. Una vez, pasa, pasó; dos veces, lo sentí como una burla, sobre todo porque me reveló un cortejo realizado durante el acuerdo que hicimos de estar solos él y yo por algún tiempo hasta poder abrirnos hacia afuera. Nunca se pudo abrir del todo hacia adentro. 

Como me volví loca, podría creer que estoy pagando el precio, porque no lo veré en mucho tiempo ni estaré con él como quisiera. La verdad es que me volví loca y supe. Tuve claro que ya todo se había acabado. Así que acabé con su paciencia y sus ganas. Acabando con eso todo podría acabar: Soy una cobarde que teme al dolor, sólo estaba postergando su llegada.

Sí, es complicado. Doloroso y triste también. Pero es lo que hay. Au revoir Dragón. Ya me cambiaste la vida. Supongo que ese cambio tan grande que promoviste en mi visión de las relaciones es lo que viniste a hacer aquí.

Yo ardo en deseos de construir un vínculo fuerte y sano y duradero, pero pues no hay valiente, chingao.

Y, ¿qué hay del mundo "poli"? Creo que podría ir a averiguar si de verdad es para mí. Si hay verdad en los otros, que sería algo muy valioso. Me lo voy a pensar.

BIENAL: Mi hermana expone en el CNA. Ganó una bienal de fotografía. Espero verla pronto y sentir su cariño. La extraño y sólo pienso en lo bien que me vendría un poco de familia. Un abrazo de alguien que sí me quiere.

martes, abril 09, 2013

Deseo de una tarde y no en verano

Pensé "qué pesadilla, apenas es martes". Caminé para entregarle su correspondencia. No sabía si tendría la suerte de verlo o no. Le pegué al gordo. Me preguntó cómo estaba, sonrisa de oreja a oreja. Le dije que había estado mejor y tuve ganas de echarme a llorar en su regazo. De subir con él a uno de sus apartados, que las lágrimas se secaran mientras lo besaba y comenzaba a desabotonar su camisa, que lo siguiente fuera un aleteo salvaje de cuerpos en el sofá, la alfombra, sentir dentro de mí su miembro que imagino largo, hermoso y perfecto como el orgasmo al que me haría llegar. Pero en lugar de eso recibí una llamada llena de arrogancia y desdén disfrazado de amabilidad con frases "pues no, no veas mi tuiter" y "tienes hasta el viernes para hablarme porque el sábado me voy otra vez a San Luis". No era necesario, no tenía por qué ser tajante y rudo: Yo no quiero verlo aún, yo no sé si quiero volverlo a ver. Confundida y en el vórtice de siempre, me desarmó ese "te quiero" del final, un te quiero que no es un "te amo", que nunca será. Un "te quiero" que no pude contestar. No debería. 

Tengo un máster en pasivoagresividad y, lo he mencionado antes, no quiero eso para mí. Y he estado pensando en la basura cósmica y en cómo se repite la historia de mi vida.

MEDIAS: El color ya no me recuerda al pasado lleno de violencia verbal que mermó mi autoestima a -50 si no es que más. Aquí no había eso o al menos no lo había percibido. Pero resulta que sí y que hay control y polimentiras y la poliverga. Y no sé qué va a pasar. Lo último que recuerdo es que quería estar sola y llegó con un ímpetu tal que le creí, lo creí verdadero. Lo único verdadero ahora es un gran abuso que sacó al animal que habita en mi. Ustedes mismos.


sábado, abril 06, 2013

Telones y verdugos imaginarios

Recuerdo la sensación de estar atrapada, durmiendo con el enemigo, de ser presa por gusto, casi que por decisión propia, por falso destino. Recuerdo cómo fui matando lo poco que ya era, como apagué gustosa casi todas mis ganas de vivir. Me acuerdo de todo el miedo, de esa creencia de que después no había nada más sino un sólo camino de sometimiento y desdicha.

La única atrapándose aquí soy yo. La que tiene tanto miedo a estar sola que acepta las condiciones más mezquinas. Pago para que me alquile verdugo y me someta. ¿En qué momento aprendí a hacerme tanto daño? ¿Cuándo descreí la belleza y me erigí cual adefesio? ¿Por qué elijo esperar tan quieta el final?

Pido telón y no llega. No cae. Es larga la vida. Y yo que sigo sin entenderla.

FOTO: Donde solíamos gritar. Necesito a mi gente, mis amigos, mi familia. Me necesito tanto.