miércoles, febrero 13, 2013

La devoradora de hombres y el destapacaños cósmico


A veces me pregunto si lo guardado en el baúl de los recuerdos va a salir o no o qué. El sábado, en pleno temascal, se me vino el aluvión de sentimientos, ésos perdidos en lo más profundo de mi ser. Y todo porque me empecé a sentir pequeña, invisible, diminuta. Cerré los ojos bien fuerte y comencé a repetir en mi cabeza que no era pequeña ni invisible ni diminuta, sino todo lo contrario: Grande, enorme y fuerte. Busqué con todas mis fuerzas por qué me sentí así y pude verlo. Lo mejor: Pude sentirlo. El resto fue llorar, drenarlo, fluir. No sé si estoy entendiendo, pero sí creo que en mi infancia hubo algo de "good cop, bad cop" necesario, en medio de todas mis travesuras. Se intentó hacer lo mejor y creo que no es perdonar lo que estoy buscando. En todo caso es algo así como entender qué me rompió y provocó tanto dolor como para convertirme a veces en una devoradora de hombres que es incapaz de sentirse feliz y plena con lo que sí tiene. Una especie de mala broma de la vida. 

Créalo o no, amable lector, el destapacaños cósmico vino a mi y me sienta de maravilla. Estoy sintiendo algo así como ganas de vivir y hacer cosas. Estoy fluyendo. Si se siente bien, habrá que seguir el camino de esta mecha que ya, se ha encendido.

TANGAMANGA: En San Luis está este parque con un nombre tan peculiar. En medio, hay venaditos. "Ven y ponte de ladito", pienso y sonrío.

jueves, febrero 07, 2013

Haga usted de cuenta, dragón


Haga usted de cuenta que conoce al chico y se enamora, por lógica. Desde que lo empieza a tratar siente que es EL chico o EL algo que le va a cambiar para siempre. Y sí, va y la cambia para siempre. Porque si se va ya mismo va a ser así: Ya le cambió los esquemas, ya le enseñó esa otra vida, esa otra manera de estar aquí. Pero luego se le ocurre a usted, apreciable señorita, irle a pedir compromiso profundo, vida en conjunto y así. Y, ¡aaaaah! No sabemos qué vaya a suceder, pero sí sabemos, señorita, que a usted le ha movido el tapete, que le ha provocado la emoción a tal punto que casi a cada orgasmo se le sale el típico "te amo" que todos evitamos decir. Ama usted a ese cabrón. Lo ama con todas sus imperfecciones e incapacidades. Lo ama aún en su contra. Lo ama porque es bonito amarlo. Y así. Lo ama y lo quiere libre, tan libre como pueda ser y a pesar de sus propias limitantes: Porque claro, es usted una mujer cualquiera, llena de ilusiones y ambiciones al más puro estilo chick flick, así que, qué poder esperar de usted si es así, una chica del montón. Lo ama, empero, y eso la hace sentir plena. También la pondrá triste si él se va, porque no pueda él unir las piezas y atar los cabos y abrazar el compromiso.

Cierre los ojos y vea que hay tanto para adelante, tanto como territorio tiene el país, aunque claro, no es fácil, nunca lo será, encontrar conexiones como esa. Luego de comerse la mitad del pastel, usted lo sabe, pero también sabe que podrá encontrar algo, alguito por ahí. Qué le va a restar, sino seguir echando pa'lante. 

No sabemos si es triste o realista o qué, pero es así: Nadie se muere de amor y usted no quiere tirarse al drama y morirse en el hoyo. Ya no. Y será es sereno, pero es usted algo así como la onda, modestia a parte.

VD: Y que se antoja un cigarro, pero somos nubes, no más. "Ahora me escondo", dicen, "y te observo y te puedo decir: Yo mataré monstruos por ti, sólo tienes que avisar" y los quiero tanto a éstos de Love of Lesbian. Me hacen muy feliz. Como tú, Dragón irredento.