miércoles, diciembre 19, 2012

Cul-de-sac


La mitad de las veces que siento que me topo con un callejón sin salida, no es así: tengo las mil y un posibilidades enfrente y a veces, como anoche, apesar del mal genio patrocinado por un premenstrual de mierda, salgo airosa porque elijo no sufrir.

Ha pasado demasiado en el último año, pero en positivo: amé vivir sola (y lo sigo amando); sobreviví la vuelta a una oficina y a la vida laboral ejerciendo mi profesión (y me sigue encantando), además de haber decidido no volver jamas nunca a repetir el horrible patrón de la dependencia emocional (y sí, sigo dando lata con el tema) y lo corono como uno de mis más grandes logros en mi experiencia de vida.

Usted, querido lector, también diga no a la dependencia emocional y emancípese de sus demonios, así como de usted mismo.

No hay callejones sin salida, sólo mucho miedo, pero hay más vida ;)

Y luego del momento Aplijsa, me voy a cenar con alguien muy, pero que muy especial al Mog (inserte aquí suspiros si gusta y llámeme una cursi de mierda). Creo que estoy algo así como un pelín enamorada.

LASTYEAR: Hace un año cenaba pozole sola en cualquier fonda. Hay cambios, ya no ceno sola, pero también me entraron ganitas de embarrarme de la mierda y lodo que flotan en el ambiente del DF. Ajá.

No hay comentarios.: