jueves, octubre 11, 2012

Lo que quiero





Mario tiene razón: las expectativas que nos generamos siempre son en positivo. En nuestros sueños guajiros nunca, pero nunca perdemos, lloramos, caemos bajo, nos arrastramos, no nos engañan. Nuestros co-protagonistas tampoco son unos patanes, cretinos, egoístas, hijos de puta, sátrapas y anexas. Pero la realidad es diferente e incluso aquellas personas a quienes sus amigos suelen llamarles con el epíteto "el buen" antecediendo su nombre, pueden dar sorpresas.

Eso es justo lo que no quiero. Es justo contra lo que lucho: mi debilidad por la basura cósmica. Mi pereza para esforzarme y ligar algo medianamente decente, algo que yo desee, no a quien me volteó a ver en la fiesta y se le ocurrió que podía llevarme a la cama. No queremos eso. Queremos querer a alguien. Queremos desear llevarlo a la cama. Queremos tener ganas de seducirlo. Mientras no vuelva a tener ni la más mínima intención de ser yo la que pone el ojo en alguien, para después poner la bala, la historia va a ser la misma. Me voy a repetir en esa espiral de sufrimiento y fatuo dolor sólo porque me da hueva mover un solo dedo, aunque sea, en busca de lo que sí quiero.

VÍDEOS: La hermosísima Pancha que se abrió ante mí de par en par y ¡aaaaagh!

2 comentarios:

Eve*kamikaze* dijo...

A la mierda la basura cósmica. Mujer, elige para no perder. Elige al que en realidad te de la gana. Elige querer.

Ya extrañaba leerte.
;D

mariana m* dijo...

En esas ando U_U
Pero qué bueno que te pasaste por aquí ñ_ñ