martes, octubre 30, 2012

Bache


Las tuberías de casa están secas, no así mis ojos. Creo con vehemencia en el nuevo vínculo, pero me asustan mucho los fallidos finales que predigo en mi cabeza.

De esas veces en que me convierto en mi propio enemigo, de esas.

Repaso la cronología y me tropiezo con algo que me resulta lo más parecido al "amor bonito", para luego recordar cómo escuché la extraña propuesta y no dejo de pensar que debí hacer algo mal. Y como adolescente frustrada que se culpa por el divorcio de sus padres, me pregunto una y otra vez en dónde estuvo la falla; me vuelvo loca buscando el momento en que por mi culpa todo se fue al carajo y dejó de ser "amor bonito" para ser algo que de tan libre, da miedo. Y quiero lo otro, ser la única, fundirme y hacerme una con el otro, para darme cuenta un segundo después que tampoco puedo ir ahí sin haber terminado el curro interno. Lo minimicé, lo quise apagar, pero está ahí, arde y se erige enorme y lo quiero. Estoy apabullada. 

De esas veces en que me convierto en convulsión y en un no-entendimiento. 

Y pensar que cuando la multiplicidad de parejas era algo común y corriente, aun teniendo un vínculo "único e indivisible", todo me era mucho más fácil. ¿Por qué ahora que se plantea como algo hablado, razonado, como un acuerdo entre dos, me impone tanto? 

En el fondo creo que no importa si es abierta o cerrada, los compromisos me rebasan y, de repente, parece que estoy metida en uno, del tipo que sea, pero construyo algo con alguien, yo, la que se cree tan inútil, incluso para ir y hacer un castillo de arena.

PUENTE: El colgante de Guadalajara, un lugar en el que siento que todavía no podría sobrevivir las embestidas de esa vida tan provinciana. Siempre subestimando a Guadalajara, esa es Mariana. ¿En qué momento el 2012 se convirtió en el año de las experimentaciones? ¡Qué me lean mi carta astral y me expliquen! Porque yo hay veces que ya no entiendo nada. Y así, juar.

3 comentarios:

Juanjo dijo...

Sin duda alguna tienes miedo al compromiso...pero...porque no le das una oportunidad antes de cogerle miedo?
Besos

NTQVCA dijo...

Mire usted Marianita, le voy a contar la historia de alguien que buscaba AMOR, y por no se que cosa rara en la cabeza no le llamaba por su nombre y siempre terminaba enredada en situaciones que en realidad no quería, hasta que un día se enfrento a si misma y aceptó y gritó que lo que ella deseaba era un hombre a su lado que la amara, la acompañara, la respetara y caminara en la misma dirección, porque eso era lo que ella se merecía y porque como que para seguir experimentando la verdad ya estaba grandecita. Después de que lo pidió se olvidó y cuando menos se dio cuenta este llegó. Así de facil termino siendo.

mariana m* dijo...

Juanjo: El miedo ha vivido en mi demasiado tiempo, pero sí, lo quiero erradicar. Quizá ya lo haga, quizá no. No sé hasta dónde me llevarán nuevas vivencias, nuevos vínculos en nuevas modalidades ;)

NTQVCA: Yo, la verdad, no he pedido nada. No he enunciado y no he dejado pasar el tiempo. No, porque estaba en ese tiempo en el que debía estar sola. Pero llego algo y lo quise probar. Y a ver si prospera o no que, ciertamente, es cosa rara y nueva. Cuesta trabajo, pero lo veo como un reto. Para ser libre, para poder volvar tanto como me gusta. Volar y amar al mismo tiempo. ¿Será posible? Ya le contaré.