miércoles, septiembre 19, 2012

Segundos


El Periférico crece. Yo crezco en incertidumbre. 

Me meto un casette para no pensar. Y el dolor me embarga entonces. Me nulifica, pero me siento viva. Aunque deje de existir. 

Toda la vida cambiando de pistas y haciendo todo tipo de actos de malabarismo para no sentir.

No eres tú, soy yo y viceversa. Entonces no importa, porque si tú no me quieres, yo tampoco, pero sí. 

VISTA: Desde el hotel de mis padres. Por ahí está Tlalpan, el barrio que me vio crecer de recién nacida, de recién venida a este lugar. He vuelto y no me encanta, pero se hace lo que se puede con lo que se tiene y así.


4 comentarios:

Guergana Tzatchkov dijo...

¿ya no estás en barcelona?

acá no hay periférico de dos pisos...

¿ya no vuelves?

las chuches no me las comí, nada más les tomé fotos. jejeje.
pero luego pongo fotos de cañas a tu salud!!!

mariana m* dijo...

Así es, no más Barcelona para mí ahora. Qué triste y qué triste. Porque, lo tendré que dejar bien asentado en alguna parte: vivir en DF es tener baja autoestima. Y así.

Anónimo dijo...

definiendo a marianaforever, eres sinónimo de valor y coraje

mariana m* dijo...

Pues gracias anónimo, donde quiera que estés ;)