martes, julio 10, 2012

La evaporación total del ser


Tengo, francamente, la sensación de haber estirado de más la liga. Y sólo yo sé que es lo que eso significa en esta ocasión. Vuelvo a ser habitante de un mundo que dejé hace tanto tiempo y, debo confesar, era mucho más feliz en ese otro de anonimato y aislamiento en el que viví hasta octubre pasado, porque soy una irresponsable que no quiere tomar consciencia de sus actos y cambiar. 

No puedo, no estoy lista y tengo miedo. Me quiero evaporar entre la gente, como canta Love of Lesbian (estoy enamorada de su nuevo disco y es lo único que escucho estos días).

Tampoco es que sea la única que le ha tirado la bebida a alguien en plena cara, si es que fue así. Y vaya tela. Yo, es que no me lo hubiera tomado nada bien, supongo, de haberlo recibido a bocajarro. Pero así es la vida, unas veces es dar y otra recibir. Nada más que ahora por dar, me mandaron a tomar por culo.

ESPEJOS: Que los charcos lo son y están gratuitos puestos luego de cualquier chubasco. Me gustan. Soy fan. Y entonces, pensamos, ¿qué se sentirá vivir cerca del ecuador, en una ciudad con playa? Eso pensamos. Mucho lo pensamos.

3 comentarios:

el7palabras dijo...

Pos aviéntesee chin

Con todo Mariana, al fin siempre tendremos el blog pa enterarnos y seguirla admirando.
Pa luego puede ser demasiado tarde. O no.

O bueno sí, pero ya.
Besos mil.

La Blu dijo...

...tus posts siempre tan enigmáticos que me dejan con más preguntas que comentarios.

Un abrazo y tu foto, lindísima.

mariana m* dijo...

Cifro porque me da como un no sé qué soltarlo de sopetón, pero es que todavía estoy medio raspada, sabe, de ese que usted y yo conocemos y que tanto me traumó. ¡Joder! ¡Me cagó en la virgen!

Y sí colega, me iría, pero hay que ir digiriendo poco a poco y, lo principal, hacer un primer cáliz para ver si está buena la caldo, jajajajaja.