lunes, junio 11, 2012

Norte/Sur



Muy pocas personas a quienes les explico que el olor del perejil fresco, húmedo incluso, que ronda las calles de la Distrito Federal, porque suele adornar puestos de tacos de diversa índole, me produce un asco tal que tengo que buscar refugio en el aroma que en ese momento arrope a mis manos, me entienden.

Ese olor también me remite a la infancia, a los mercados a los que iba mi madre aquellos años que vivimos acá en el DF mi familia y yo. Recuerdo que usaban perejil para los puestos de pescado y crema o algo por el estilo.

Mi nariz y yo que vamos a todas partes juntas, odiamos a veces el olor a perejil, porque nos es vomitivo. Ni hablar. Sólo puedo comer perejil si va cocinado. Si no lo está, realmente puede lograr que no pueda dar bocado del platillo que lo lleve.

NORTE: Ahora fue el norte que tocó la puerta y que se lució. Pero yo, yo quiero sur. Tengo muchas ganas. Toca esperar. 

4 comentarios:

Urbi et Orbi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Blu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Blu dijo...

Jajajajaja, comentario maldito, va otra vez:

¿No es cilantro? Lo que pasa es que me quedé pensando... casi siempre es cilantro lo que le echan a los tacos y lo que huele más en un mercado. Igual no importa. Tus post resultan casi siempre crípticos. Así que mis comentarios -cuando los haga- también lo serán. Ja

mariana m* dijo...

No, fijate que el cilantro me gusta mucho, en tacos, en ensaladas y así, pero el perejil, me cuesta y descubrí que sólo cocinado. Vamos, unos mariscos en Barcelona, siempre iban fritos con aceite y perejil. Eso bien, pero una ensalada con perefil fresco, no hay ni Cristo que me haga comerlo. Cosas de la puta vida, ja. Y pos el encriptado viene porque, pues yo quiero conocer a un muchacho que vive en Perú y estando allá, ni cómo llegar a él tan fácil. Mientras, acá, la vida transcurre y me tocó gritar ¡arriba el norte! La vida, es lo que da ñ_ñ