martes, junio 19, 2012

Hermetismo de una noche de verano


Dejé de ser la mujer que se vuelve loca. Ahora, toca a ustedes desbocarse: yo no les meto ni el pie.

DESEO: Luego de mirar en sus ojos un remolino, se me antojó volver a poseer la pasión. Sólo sentir el vacío, se me quitó el antojo. Es de sabios cambiar de opinión.

No hay comentarios.: