martes, marzo 27, 2012

*sob*

Tengo gastritis, así que siento como si tuviera hambre casi todo el tiempo. La rajada en la panza, que le dicen. Es normal, dicho padecimiento, porque trabajo en un medio online y mi sección es política, así que, como dice Lilián, estoy muy malita de mi estrés. No hay manera de llevar política (en tiempos o no electorales) y sentir que los huevos se te suben hasta la garganta cada vez que el idiota de Peña Nieto se tira un pedo o Josefina mama la reata con todos los iPads que regalará a todos y cada uno de los mexicanos cuando, disque, gobierne.

Y así. Obvio que cuando toca subir de #AMLOve no me quejo, je.

Alguien, a quien quiero enormidades, perdió a alguien a quien quería enormidades. Y estoy muy triste. Pensé mucho en Nate Fisher. Pensé en los vacíos insondables que puede dejar la partida de una persona. Sobre todo si se fue para siempre. Me duele mucho. Daría lo que fuera porque no estuviera pasando por eso. Pero no se puede. Hay que caminar. Tirar pa'lante pues.

FLICKYS: El espacio laboral ahora, bastante sobrio, austero, lleno de cables (imagen que le debía al 7palabras). El de antes era mucho más animado y divertido. No sé por qué se me ocurre pensar que cuando uno piensa que se está mal, es porque no se sabe lo que viene. Vamos, que hay que disfrutar, y mucho, el aquí, el ahora. La perspectiva, sólo la da el tiempo.




Aquí y ahora.


Antes, lejos.


NOTA: Por aquello de la postal de Bisbal, se aceptan críticas. No me agüito ni un pelo. Aguanto vara como las machas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La politica nunca es buena...mata el alma y la envenena