sábado, febrero 11, 2012

Stucked-colmo *



En las mañanas pienso en que podría salir de mi casa, pero no voy a encontrar ni una terracita para tomar un cortado con cruasán, leer La Vanguardia o El País y tomar los rayos del sol de invierno mientras un perro me olisquea y sus dueños fuman un cigarro tras otro. Pero allá, donde sucede todo eso cualquier mañana en la Plaça Virreina, no iba a dejar de tener la sensación de estar atrapada en un reloj de arena. Otro más de los apartados del Nideaquínidealláness.

Anoche: caminé al Superama por un tinto, queso de cabra y cualquier otra cosa para aderezar mi velada. Ya no llovía y la sensación del frío era deliciosa, una pasada. Iba disfrutando del recorrido, mirando por las ventanas de los departamentos, imaginando las vidas que los habitan. Lo hacía de un segundo a otro, el tiempo que me permiten los pasos y rápido voltear de una ventana a la banqueta, para no caerme (recordar que son una lindura de disparejas uniones), cuando pisé una mierda de perro y me cagué en todo yo misma. Todo eso, sólo para culminar en la caja sin poder llevarme mis productos, porque la tarjeta no pasa. La puñetera tarjeta no pasa, se imantó o algo, porque tiene dinero adentro y la condenada no fue para servir, sino para aguantar en su interior y negarme la posibilidad de beberme un tinto. Historias del más allá, supongo, porque ¡tiene dinero, coooooño!

*Titol: En honor al Juls.

PIC: La mujer florero tal cual. No sé por qué por las noches la red, más que blogger, se pone sus moños y es un no subir las cosas a la primera y una lata con el editor. En fin. Pensé que iguah con rayas luce, pero el original siempre es mejor. Tomada en la calle Roselló, entre Sardenya y Sicilia, en el Barrio de la Sagrada Falimia. Qué recuerdos tan hermosos. Y eso que iba con el pinche Verde cuando la tomé.

6 comentarios:

JULY dijo...

Mija, voy al DEFE la siguiente semana. Espero que esta vez se nos haga vernos y hablar de las mujeres floreros y todo lo demás, y tomarnos ese tinto con queso que te debes y el alcohol que me debes.

Paloma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mandarina Concupiscente dijo...

Me gustó mucho la foto de "la mujer florero", y me encanta todo lo que estás echando pá afuera, vaya que se necesita. Esperemos que la piel quede bien curtida, lo digo por ti, por mi y por todos las que hemos padecido ese síndrome horrible. Un abrazo y ojalá que pronto satisfagas tu deseo frutrado de tinto y queso.

el7palabras dijo...

Ta madre. Dios los hace y ellos se juntan.
No es coincidencia, es... sepa qué sea.

Yo me asomo en las ventanas ajenas y me imagino la de historias que hay por ahí.

Si.
Si.

Y muy de vez en siempre, mi tarjeta de débito "no pasa".
Será una pinche estrategia de los bancos para que siempre pagues con crédito. "¡Proletarios del mundo unámosnos!".

Esmuack.

mariana m* dijo...

Lo jodido del asunto es que sí hay pasta y, aunque cambié el plástico hoy, sigue sin funcionar. Menos mal, que así me estoy comiendo lo que hay en la nevera. No estuvo nada mal ;-)

Por cierto, que sepan que me caga sentirme así, como víctima de algo. No quiero ser víctima, quiero ser yo y seguir con mi vida. Me caga estar como desvalida, rota, herida, con rasguños. No me gusto así.

08181 dijo...

Y cada pinchi vez que echas de menos Barcelona, yo daría un dedo por pasiar por el DF...