martes, febrero 28, 2012

La vida en pleno

A Nate le acaba de suceder algo que no esperaba tan pronto. Quizá era justo el momento, que ya voy en la quinta. Y me encanta porque justo así es la vida, porque el hombre, el personaje que es el hombre, se ha querido encerrar en personas a las que termina sin querer. En los demás está la felicidad que busca. Ese es el problema, Nate busca, cuando hay que detenerse, tomar la decisión de ser feliz. Vamos, que no está mal elegir de vez en cuando.

Trato de hablar sin hablar al mismo tiempo de lo que pasa en Six Feet Under, para no convertirme en la más spoiler, aunque tal vez lo esté siendo. A mí ya nadie me puede arruinar el final porque sin querer lo vi hace un par de años. Era un video de Sia, con una canción súper triste. Ya ni recuerdo el nombre, pero sé que pronto me lo toparé. Tal y como es la vida, con su final inminente.

Y tengo unas ganas de correr y contarle a Shari que Alejandro se parece tanto a George. Su petulancia de sabiondo, su necesidad de estar con una mujer, de manera que si no tiene a una se busca a otra y va saltando así de matrimonio en matrimonio. Aunque a George sí que lo podamos apreciar como el loco que es y Alejandro vaya tan campante siendo visto como una "linda persona". Ganas de hacer de Ruth yéndole a advertir a la siguiente mujer, como a ella le hubiera gustado hiciera su antecesora, que el hombre está loco y que se esmera cuidadosamente por ocultarlo para así poder cazar a su siguiente presa. Qué mal que no sea yo tan buena samaritana o tan metiche. Hasta eso. ¡Juar!

Hoy ya creo que esa es de las series que te cambia la vida para siempre. Tal y como lo hace un hijo o la vida en pareja, que te cambian. Luego tienes que ir por ahí haciendo malabares para volver a ser tú mismo, sin volver a ser tú mismo. La vida en pleno.




PCTRS: Hoy me topé con un viejo conocido (y conocido de bien poco) en el Twitter. Me hizo gracia y me dio gusto al mismo tiempo, porque la verdad, es que ese poco tiempo que lo conocí, me gustó un montón. Malo que tenía novio y no hice eso de probar la fruta prohibida por quererme reivindicar de tanta maldades mías. Raro, pero cierto. Les digo, la vida en pleno. No siempre es la misma ni igual a lo que creemos conocer.

NOTA: El post original, con las fotos elegidas, iba de otra cosa. Porque últimamente cierro los ojos y me veo en pleno Regomir con D'En Gignas camino al Tropezón. O en Rosello con Marina, entrando al Open Core. Es cerrar los ojos y volver a estar. A veces, también pasa con los ojos abiertos. Pero es de esos golpeteos que te llegan con calorcito en la panza. Tan vívidos. Extraño. Los extraño.


VÍDEO: Es así de simple. Estamos vivos.

1 comentario:

valink dijo...

Yo también vi el final de esa serie hace un par de años simplemente por querer escuchar la rola de Sia, la cual se llama 'Breathe Me', y también pienso que es una muy buena serie.

Y sí, eso de que la vida en pareja te cambia es muy cierto, justo estoy pasando por una separación-no separación, mi historia es muy diferente, digamos que las circunstancias me trajeron a donde estoy y de donde me voy, no hay ruptura, pero..

No sabes lo que me gusta leerte, me identifico tanto, y bueno acá del otro lado de la pantalla está una más que trata de ser ella misma.

Saludos.