lunes, enero 23, 2012

Viandantes cegados por sus pensamientos


Yo pensaba en el Melate, en un departamento con vistas y amplios ventanales, en lo veloz que venía el auto negro sobre la calle que estaba a punto de cruzar, en que el vehículo tenía luz verde y yo me tenía que detener sólo para aguardar a que su paso feneciera ante mí para seguir andando. Así que volteaba en esa dirección, sin dejar de pensar en el Melate o el departamento con vistas y amplios ventanales, por lo que hasta no escuchar el chillido de las llantas, giré la cabeza hacia el otro lado. Un mujer al volante de un auto gris plata cruzándose el alto estuvo a punto de mandar a la mierda un montón de cosas, por no decir la vida del conductor del otro coche o la de ella. Me quité uno de los audífonos y lo flipé. Iban a chocar ahí, frente a mí y pelé los ojos, porque aunque el impacto no provocaría, según yo, que ninguno de los dos automotores se desplazaran hacia mi, que estaba a escasos 3 metros, en mi vida he presenciado una colisión vehicular tan cerca, en mi calidad de peatón.

CHAPEAUCHINOISE: Porque hoy sí está de buenas (bien y de buenas como AMLOve <3) la red o Blogger y porque puedo, las verdaderas y originales imágenes que capté con la camarita de Gemma, en un festejo Región 4 del Año Nuevo Chino en pleno DF.

1 comentario:

Mandarina Concupiscente dijo...

:O Yo detesto presenciar accidentes, sobre todo desde que choqué, me dejan una impresión en el corazón, que a veces me dura por varias horas.

Saludos :)