lunes, enero 23, 2012

Guiños virtuales


A pesar de que debía pasar el fin de semana leyendo, me lo pasé durmiendo y en muy buena compañía. Lo cual es bueno para una persona que como yo, suele refugiarse en su ordenador que, además de considerar su bien más preciado, es constante acompañante de filos de madrugada harto cortantes, pero también de días, de noches, de jornadas de trabajo. Si alguien quisiera hacerme el daño más grande, o uno de ellos, me robaría el computador, así de simple. Guarda gran parte de mi vida, de mis hábitos, mis gustos, mis manías. Fotos, música, textos. Además de ser ventana de esos guiños virtuales que, sí, llámenme loca, valoro sobremanera y ahí estoy poniéndome celosa porque hay un chico en otro país volviendo con la "ex o no ex" y yo, yo ni siquiera puedo quedar con él para tomar una sola cervecita.

El patetismo es la cruz de la mujer postmoderna, que puede entrar sola y beber en un bar como antes sólo podían hacer los hombres, pero que igual se clava en los 35 y sigue un camino que ya no es el de sus antecesoras y qué bueno, pero ¿qué chingados nos toca hacer? Disfrutar de la vida, sería la respuesta en todo caso. Es sólo que todavía me quedan muchas sesiones en las que resolver que no debo sentir culpa por no elegir el vestido blanco, la camioneta, los perros, ese otro destino de "cuento de hadas" que no quiero, aunque a veces he creído que era la solución. 

La solución eres tú, pendeja, me digo y me callo al mismo tiempo.

PICASSOS: El blogger, al menos mi blogger anda rejego lo que sigue. ¿O será la red? La del vecino, pues. Como sea, no logro subir foto digna o me tardo eternidades o me salen estos bellezones amorales con efecto y toda la cosa. Me lleva la que me trajo. Como sea ¡feliz año del dragón! Yo soy uno y no sé qué signifique a ciencia cierta, pero nomás recibir mi amuleto de la suerte, me encontré 10 pinches pesos que sirvieron para una bolsa de galletas de la suerte. Ajá.



5 comentarios:

el7palabras dijo...

Ches fotos, no puedo entender cómo es que suben madreadas. En cualquier caso se ven bien, chidas realmente.

Pues feliz año nuevo, que el dragoncito jesús le traiga todo lo que pida y cuando salga al frío tápese que la cosa se pone muy fría por estos días.


Y sí... salud.

mariana m* dijo...

¿Te cae con el frío? Y yo que estoy optando por la ducha en frío, a falta de gas. ¡Todavía no me vienen a terminar el trabajito! Odio, desde ya, a los plomeros y chalanes malquedados e impresentables. Pero me despierto más al tiro, je. Ingesta de mucha vitamina C he de destacar.

Mandarina Concupiscente dijo...

Concuerdo con tu concepto de "patetismo de mujer postmoderna". Yo también me preguntó ¿por qué no elegí un camino más rosa? En fin, se hace lo que se puede.
Y también mi blog anda rejego, yo creo que es cosa de blogger o de tanta guerra cibernética. :P

Saludos y feliz año mujer-dragón, y que siga fluyendo la buena vibra :)

mariana m* dijo...

Más que el patetismo, entendido como la no elección de la vida rosa, quiero decir el patetismo, como la eterna pinche duda que por lo menos a mí me lleva a una constante insatisfacción, porque ante todo en esta época postmoderna podemos elegir casi cualquier cosa y, lo que es a mí, me abruma demasiado la gama. Nada como haber nacido hace décadas y no haber tenido de otra que casarme. Claro, que tomando en cuenta que seguiría siendo yo en cualquier caso, hubiera armado una revolución porque las cosas no fueran así o, ya guiándome por el encanto de la discreción, hubiera ido pintando cornamentas del tamaño de un alce. Ejem. Algo así.

David dijo...

Soy de festejar el año nuevo en compañía de mis amigos y por eso soy de viajar mucho también para ver como se festeja en otros sitios. Desde hace rato quiero viajar a Oriente para el año nuevo Chino. Se que para la época viaja mucha gente y por eso es difícil conseguir colchones en algun hostel de allí