sábado, diciembre 10, 2011

@Df


Que no le digan, que no le cuenten, vayan a El Marrakech para que sepa lo que es ver bailar a un hombre desnudo sobre la barra con la macana totalmente erguida.

En otros asuntos, que sepan que sin querer, sin esperarlo, me siento lo que sigue de estar en casa.

Tener un trabajo, que en él hagan la típica comida navideña, diversificar con los compañeros del curro, no tiene precio. Neto. Ya hasta besé a uno. Bueno, ese uno me besó, vamos, besaba a todas, estaba pedo. No me gustó, pero bueno, un beso por ahí, tampoco es que esté mal. No por eso específicamente, pero estoy lo que sigue de agradecida. Eso sí, no le entré al karaoke, pero me bailaron y quité una camisa, todo por ganar pasta para la subasta de premios. De ley, me toca en la rifa una de vino espumoso, digo, mínimamente.

AGUADA: No es que seamos muy católicos por aquí, pero se ve que en la chamba sí y pos yo nomás registrando los hechos. Coincidencia total que pronto sea su día. Más que coincidencia que empezáramos algo temprano el tradicional Guadalupe_Reyes.

4 comentarios:

Mandarina Concupiscente dijo...

:D

mariana m* dijo...

n_n

Anónimo dijo...

Hola mariana m*

¿Tú tomas cada foto que aparece en tu blog? Están padrísimas!!

Además de que admiro tu fortaleza

mariana m* dijo...

Todas y cada una de las que aparecen a lo largo del blog -habrá alguna honrosa excepción, préstamos familiares o así-, pero las que llevan marca de agua son definitivamente mías.
Gracias por tus palabras, en verdad n_n
Saludos totales *