sábado, noviembre 05, 2011

Volvemos a donde pertenecemos



De acuerdo con mi médico de cabecera (uno nuevo, por cierto) el malestar que tengo (dolor en el pecho y tos con flemas) es una consecuencia directa de la fumigación por la que atravesó el departamento de mi amiga y no de la altura de la ciudad de México o del estrés por la nueva chamba.

Dicho esto me voy a La Nacional, por si gustan, ya saben donde encontrarme esta noche de sábado. 

Pronto: a estrenar vida de soltera (bueno, ésta ya la hemos estrenado) y departamento de ídem. Me lo estoy saboreando desde ya mismo :-D

VÍDEO: La bella Kirsten esbozándose para REM. Sonrisa que quiere crecer. Así me siento. Poco a poquito a crecer luego de tanta jaula.

5 comentarios:

ángela dijo...

Comenzaba a preocuparme por ti y esa altura feita de esta ciudad que tanto nos quiere que nos va a matar.

Te mando un abrazote, ojalá que te estés divirtiendo :)

JULY dijo...

¡A volar pajarito!

mariana m* dijo...

A volar pajarito lindo, que nunca antes hacía escuchado tando dicho sabio. Pero va como pacto del diablo bueno.

NTQVCA dijo...

¡Hey!
¡Vivo a tres cuadras de la Nacional!
Mezcal!!!

mariana m* dijo...

¡Te digo que hay que vernos!
*_-