jueves, noviembre 17, 2011

Urgencia


Cada día camino durante 20 minutos aproximadamente del trabajo a la casa de Gemma y viceversa. Atravieso un puente y no pienso en Cerati, por ejemplo. Pienso un poco en la jaula de oro o en lo déspota de mi ex novio. 

Me las veo duras para cruzar algunas calles. Me da miedo encontrarme a un hijo de puta más que a un tarado, pero el miedo aún no me detiene: anoche llegué en metro hasta el centro, ahí por Bellas Artes, y sortee las batallas de arribar a mi destino sin tener ni puñetera idea del rumbo correcto que debía tomar.

Es así: las puedo pasar putas, pero sé que es lo mejor estar en donde estoy. Vamos, que se siente en las tripas. Aunque trato de convencerme: hay momentos en que extraño demasiado aquella compañía; la costumbre y mi necedad.

Porque supe desde el primer beso, desde el primer cruce de miradas, que no era. Yo quería que fuera, mi urgencia era tal. Los zapatos, ni a fuerza entran, y ese par entró porque nos empecinamos en ser eso especial. O al menos eso sentí. Es sólo que me creí afortunada porque me querían, querían que fuera yo esa estrella, esa sonrisa, esa felicidad. Tomé la oportunidad, porque pensé que iba a ser la última. Me equivoqué y se vale. Salí vivita y coleando para contarla, una vez más.

FOTIUX: Dedicada a Renzo. Se la debía desde hace un rato. El cristo de la Iglesia del Purísimo Corazón de María. ¡Vaya tela con el nombrecito! Tengo que volver a ver el Romeo y Julieta de Baz Luhrmann, por cierto.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Así que sí, que sí lo presentiste y aún así te lanzaste a las aventura. Vaya con la chica.

mariana m* dijo...

Vaya con la idiota que perdió el juicio y creyó que eso del último tren existe. Lo que sí existe es la dejadez y...Que él o yo estamos muchísimo mejor así, lejos.

Anónimo dijo...

Sabes te leo desde hace mucho y esta onda del blog es raro muchas veces me he mordido los dedos para dejarte un comment por que no quiero ser inoportuna ni molesta, una de esas veces que quise decirte aguas! fue cuando tu enamoramiento yo he vivido una relacion por internet y suelen ser asi de intensas cuando las personas estan asi de necesitadas, la distancia alimenta este tipo de digamos fantasia luego todo se apaga, seguramente cuando son de verdad perduran pero hay que trabajar mucho y cuando no son.. No son, me imagino un poco lo que viviste porque tu ex ya tenia ciertos antecedentes con otra conocida bloguer.. Solo queria decirte que no cualquiera sobrevive a una travesia por el infierno..