miércoles, noviembre 02, 2011

Mujer, casos de la vida real


Amigas, ando caliente, lo que sigue. Pero nada más me paguen mi primer sueldo, me voy a comprar un dildo. He dicho.

PICKY: "Ahí va el chorrazo". A veces sí me pregunto a dónde se fue todo. Parecía amor bonito. Luego, vuelvo a repetir en mis adentros aquello de las diferencias irreconciliables. Siempre me pregunté "¿por qué señor, por qué?????", cuando alguna unión de famosos o así, terminaba intempestivamente al año, a los meses y ahora tengo la respuesta. Ya ni hablur.

2 comentarios:

Mandarina Concupiscente dijo...

Jajajaja, excelente imagen para el tema. Yo creo que llega un momento en la vida de toda mujer en el que un vibrador se convierte en un artefacto imprescindible, así es que me parece muy buena inversión y gran premio de primera quincena. Felicidades por tu nuevo trabajo.

mariana m* dijo...

Es también, para mí, otro signo más de empezar una nueva etapa, lejos de todo pasado, de cualquier pasado. Es raro, da miedo, pero eso es nada más porque las cosas van a estar bien adentro, que es en lo que nos estamos centrando, en el interior por ahora ;-)