miércoles, octubre 12, 2011

La vida secreta de las palabras


¿Recuerdas que le pasó a Hanna? ¿Por qué era tan callada? Su rutinaria vida y las pocas sonrisas que podía esbozar. 

Creo que sobrevivió a una guerra. Era un ser humano funcional roto por dentro. Experimentó demasiada violencia. 

Supongo que en ocasiones no hay que atravesar por una guerra para sentirse así, un sobreviviente.

VÍDEO: El trailer de lo último que me gustó de la Coixet. Palabras con doble vida. Desarman o acarician. Tú eliges si las usas para matar. 


5 comentarios:

Mandarina Concupiscente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mandarina Concupiscente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mandarina Concupiscente dijo...

Y dímelo a mí, el Síndrome de estrés postraumático, es un trastorno mental que llegan a sufrir aquellos que experimentaron alguna situación al límite de la existencia humana (violación, secuestro, accidente fatal, tortura)y yo me atrevo a asegurar que el parto y el primer semestre de maternidad, llegan a dejar secuelas similares a las de este padecimiento. A veces la violencia no se puede objetivar en un agente externo que atente contra la integridad personal, sino en las implicaciones de vida interna (con uno mismo)que conllevan ciertas experiencias.
P.D me apareció repetido mi comentario y al intentar borrar uno, se fueron los dos. :P

RoS dijo...

Ayyy. Amo esa película.
Snif: manzanas, pollo y arroz.

mariana m* dijo...

@Ros: Eso es, snif <3

@Mandarina: Un poco complicado hablar de violencia, de sus aplicaciones y consecuencias. Pero qué hacer si hasta en la vida doméstica, a veces, se presenta. En fin, la vida.