lunes, septiembre 19, 2011

Alguien nos mira


Tengo que escribir un mail aburrido y formal acerca de por qué actúo como actúo, de por qué estoy tan cabreada que ni ganas tengo de volver a casa, la que alguna vez fue mi casa.

Llegan momentos en la vida de toda mujer madura que se tiene que enfrentar a la primera autoridad y decirle, explicarle que los asuntos concernientes a su intimidad le afectan invariablemente a una. Que así es y punto. Que qué le hacemos y a dónde vamos. Que se le echan ganitas, pero no más.

Desde hace más de un año que no sé qué pensar. "En el caso Roman Polanski", me dicen. 

Por otra parte, no puedo evitar ser una cotilla profesional, echar un vistazo nada más y atar cabos. Así funciona mi deambular por los perfiles de facebook de la gente, su Google+, su Twitter, su blogspot. Sus fotos, sus comentarios en otras fotos, sus statements, sus descripciones personales: es genial, maravilloso, se encuentran nombres de cónyuges, hijos, gustos, aficiones, amistades. TO-DO.

FLACK: El mundo, que es un pañuelo, manquesea pequeño, siempre será un hermoso lugar, ja.

2 comentarios:

RoS dijo...

Uy, google+ ¡qué diva usté!

Aw, no sé, pero en esa foto se me antojó estar comiendo unos panqueques con mucha miel de maple y un vaso de leche bien fría.


ángela dijo...

Jajajaja y yo que creí que era mi imaginación. Lalala

Cafecito, ur-gen-te!