lunes, agosto 01, 2011

A veces gris


La que se rompe a cada paso soy yo, pero me hubiera encantado escuchar la pregunta, el conectivo, en lugar de sólo sentir tu mirada repasarme ya con los audífonos y el ordenador puestos. Porque entonces no acortas distancias y hasta te siento inquisitivo. Porque para silencios ya tengo con el de adentro, con el que levanto hacia el resto del universo.

Podría exigirte, pero ni merecedora me creo, así que te pido en esos casos que te detengas un segundo de más. Te necesito. Quiero tu comprensión, como tus carnes; quiero tu ayuda para salir de aquí. Porque siento enorme esta pesadilla y a veces, nomás cerrar los ojos para sentir mi voz ahogándose en sus marejadas. Y aunque lo piense, lo imagine, en realidad no quiero morir.

FOTO: Reflejos que aún se pueden captar. Por más gris la cosa, no necesariamente termina ahorcando y no entiendo por qué estoy siendo tan positiva.

2 comentarios:

Mandarina Concupiscente dijo...

Hermosa petición, tan honesta y rota que vibra.

mariana m* dijo...

Es que el gris, pesa demasiado a veces. Hasta que un día, entra más luz y así las cosas ;-)