domingo, agosto 07, 2011

Pelear y coser


Este fin de semana estuvo pleno de actividades: además de pelear con mi novio, desde el sábado por la noche hasta bien entrada la madrugada del domingo, horneamos un pay de manzana y un pastel de chocolate.

Respecto a la pelea puedo decir que, una vez lleno el saco de piedritas (bellos frutos de portentosa negrura marca desempleo), el desbordamiento resulta apoteósico. No es que pierda el conocimiento, pero casi. Chillo como Magdalena y no veo final feliz alguno, pura cosa oscura, pura fatalidad: separaciones, venas cortadas, más llanto, nubes negras, hastío y demás.

De la hacienda de pasteles no hay más que decir que se trata de una franca lucha contra el tedio en pro de la recreación culinaria. Encima de que una ocupa sus manecitas santas en algo de provecho, el momento del postre se torna en algo digno de aquilatar.

¿Qué más decir? ¡Ah! Que al final me liberé: chillé a todo pulmón y cogí a grito pelado. ¡Vaya cambios! ¿No?




PCTRS: De chocolate puro con pera y ¡acompañado de Häagen Dazs de macadamia!!! Delicia, manjar, como los besos de mi novio, como su manoseo, como su premura a la hora de la hora. Bien dicen, no hay como el sexo de reconciliación, aunque comentamos el punto y nos esperamos un rato. Sentíamos gachito tirarnos al goce nomás dejar de pelearnos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Your point is valueble for me. Thanks!

My blog:
Rachat de credit rachatdecredit.net

Anónimo dijo...

se acabo el verano?

mariana m* dijo...

It's so over.