miércoles, agosto 17, 2011

No estaba muerta


El verano está que arde. Todo parecía indicar que se presentaría suavecito, pero bastó pensarlo para que se dejara caer como la mismísima reata del diablo. No miento, pregúntenle a cualquiera: Barcelona está que arde. Y para amainarlo nada mejor que encerrarse en la única habitación de la casa con el aircon y ponerlo a tope. Ciertamente mi consciencia anti calentamiento globlal me impide hacerlo por largos períodos de tiempo. En fin, todavía no morimos de calor, aunque los telediarios se empeñen en ocupar sus titulares con las altas temperaturas y en cómo arrecian con la paciencia del pueblo español. Seguimos vivos. Informó para ustedes, Mariuga Islos.

Por cierto, hoy día me estoy refugiando en vídeos del YouTube. Pura interpretación de Yuri o Pandora. Puedo apreciar el vozarrón que se cargan estas mujeres cantantes. También puedo apreciar tamaño depresión que me cargo. Se hace lo que se puede, pues.

PICKY: En Gràcia noviando, paseando, sintiendo la gota gorda resbalar por la espalda. Estamos a merced de la humedad catalana. Lo peor, ir detrás de un señor en cuyas prendas yace la más pura esencia de su cuerpo, activada por el calor y el movimiento. He de decir que dios se portó divis y delante mío puso unos muchachones bien perfumados. No todo es negro.

No hay comentarios.: