viernes, julio 15, 2011

Postales de la vida marital


De repente ya son más de las 10. En lugar de arreglarme para salir, como se había pactado, recorro el sabor que el ajo dejó en mi boca. La discusión sobre el tzaltziki llegó demasiado lejos. Temo que herí tus sentimientos y todo porque encontré reminiscencias de un sabor que detesto en un pepino al masticarlo, porque no me da la gana aceptar y ser condescendiente por amor. O es acaso que la que no sabe perder soy yo y miento y te persigo con bandera de víctima hermosa. Supongo que no da igual, pero en mi cabeza todo queda claro en cuestión de segundos tras escuchar "La Frase" que resume lo que para mí es el origen de la pelea, lo cual no estás dispuesto a aceptar. Por tal, no te escucho y al no hacerlo te anulo, te aniquilo. Me convierto en una soberana y abominable mujer castrante. Ya cualquier cosa en la que me convierta ahora me repugna tanto como estar varada en alta mar sin direcciones precisas para encontrar tierra firme. Sólo quisiera devenir en marinera, no en constructora de conflictos a domicilio en un capítulo más de "Postales de la vida en pareja".

FLICKYS: ¿Qué sería de Barcelona sin sus fuentes gelatina? Cantan y bailan y yo las detesto, pero en estas fotos han salido divinas. Como para no sonreír cuando se las ve.

Esta sí que parece La Fuente Gelatina.

La pareja del momento :-P

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Te ves mucho más delgada y feliz, eso te sienta bien

mariana m* dijo...

Yo diría que es ángulo, pero aquí mi novio certifica que sí he bajado manquesea un poquito de peso. Ante todo, gracias por el comment pues.

valink dijo...

Se ven muy bien. Hacen linda pareja. Tú muy linda.

:)

mariana m* dijo...

Hacíamos pareja. Yo sigo linda, ja, creo. Saludos a ti n_n